Síntomas durante la primera semana de embarazo

Antes del embarazo, el organismo de la mujer va preparando el propio terreno para que sea lo más sano posible. La mujer tiene un ciclo en el cual se produce la ovulación, quien es la responsable de que el embarazo suceda.

Qué pasa durante la primera semana de embarazo

La producción de estrógeno y progesterona se dan de forma equilibrada para posibilitar la liberación del ovulo en cada ciclo. Si se produce la concepción, el huevo se desplazará desde las trompas de Falopio directamente al útero, donde comenzará a desarrollarse el feto finalmente.

El implante del huevo en el útero es esencial para un buen embarazo. En el caso de que de no pueda efectuarse adecuadamente la fecundación, el cuerpo de la mujer terminará expulsando el huevo junto con la menstruación.

Si hubo fecundación, la mujer ya está embarazada y el huevo comenzará a transformarse en ese hijo tan esperado, acobijado en el útero durante 38 semanas.

Síntomas de la primera semana de embarazo

Algunas mujeres experimentan una leve retención de líquidos en estas primeras semanas de embarazo, incluso llegan a sufrir calambres. Pero los verdaderos cambios son psicológicos. Para una mujer y su pareja descubrir que se la logrado el embarazo resulta ser un acontecimiento mayor.

Siempre, se desee o no, la noticia de estar embarazada supone una gran carga psicológica que tiene más o menos carga de los siguientes componentes: Ansiedad, alegría y preocupación.

Hay 2 aspectos psíquicos bastante frecuentes en las parejas que esperan un hijo: Uno es el que constituye la algarabía frente a la noticia, el apronte de todos los detalles desde momentos bastante prematuros al parto, generalmente las parejas que desean un hijo, canalizan la ansiedad de la larga espera en aprontes y cuidados prenatales que, en algunos casos, son excesivos.

Otro aspecto repetitivo es el temor, casi todas las parejas que pasan por esa ansiedad de querer y esperar un hijo sienten temor cuando se logra el embarazo a que algo no salga bien. Por eso leen, preguntan, averiguan muchísimo sobre cualquier detalle, comentan con compañeros que ya han tenido hijos.

En fin, el bebé que se viene, pisa fuerte desde muy temprano en la casa, todos hablan de él desde las primeras semanas del embarazo.

Califica este artículo:

0/50 votos