Qué son las emociones y cómo influyen en nuestros hábitos

Todos estamos expuestos a que nuestro estado de ánimo se altere a causa de agentes externos que influyen diariamente. Son estímulos que de alguna manera ocasionan ciertas reacciones. Por esa razón es fundamental saber cómo llevar las emociones usando la inteligencia.

¿De qué manera influyen?

Tanto la rabia, el rencor, la tristeza, el temor como la felicidad, la fe, el optimismo, la ilusión, etc., componen la larga lista de emociones. Cada una de ellas seguramente las conoces y sabes a la perfección qué se siente.

Dependiendo de la emoción, su impacto en ti será negativo o positivo. Por ejemplo, la rabia y la tristeza indudablemente te afectarán de forma negativa, haciendo que pierdas energía, desconfianza y ganas de seguir adelante. En cambio, la ilusión y la alegría te permitirán ser más seguro cada día sobre tus acciones, vivir en armonía y obrar bien.

Las emociones en el estado psicológico

El estado psicológico de una persona se determinará tomando como referencia las emociones que ha experimentado a lo largo de su vida.

Si son emociones positivas, en efecto el estado psicológico lo será. No obstante, en la medida en que las emociones vividas sean negativas, el estado psicológico será igual.

Método para controlar las emociones

En realidad es algo sencillo, y más todavía si te imaginas un panorama en el que te proyectas sabiendo controlar las cosas malas o negativas que pasan por tu cabeza. Cuando sepas manejarlos, obtendrás como resultado la percepción de menos emociones de ese tipo.

Pese a que puede ser simple, habrá ocasiones en que sentirás que todo está perdido y que no cuentas con la capacidad de lograrlo. ¡Anímate, claro que sí puedes! Es justo allí donde debes ser más firme que nunca y no olvidar que eres el diseñador de tus emociones.

• Anota tus sentimientos

Plasmando en un cuaderno, incluso en tu computadora, cada una de las sensaciones que sueles tener durante el día, te ayudará a mantener tu interior sano. Este paso te permitirá desahogarte al expulsar mediante tus dedos todo lo que llevas acumulado, quedando demostrado que contar las vivencias no es la única forma de dar a conocer experiencias.

• Transforma tus pensamientos

Concretamente debes cambiar lo malo por lo bueno, o sea, darle un giro a tu modo de pensar y ver la vida. Para ello debes tener siempre presente pensamientos positivos que te impulsen a lograr tus metas y a ser mejor persona.

Deja de pensar o decir que no puedes e inténtalo hasta ver realidad aquello que decías no poder alcanzar.

• Analiza las consecuencias de tus actos

Una de las más graves consecuencias que derivan de las emociones, es su efecto en las relaciones con el entorno, bien sea a nivel familiar, de pareja o de amistad.

Exteriorizar una rabia siempre dejará su marca en alguien debido a que se dicen o hacen cosas indebidas que hieren a quien las recibe. La solución es pensar antes de actuar, mirando las consecuencias de cada palabra o acto.

• Valora tu ser

Antes de amar a alguien debes hacerlo contigo mismo, cuidándote y valorándote como si fueses esa persona por la cual sientes este bonito sentimiento. Dándote ese mismo valor, conseguirás algo que se denomina equilibrio emocional, lo cual te ofrecerá vivir en calidad.

¡Las emociones son como un juego de Lego!

El concepto de emoción lo puedes relacionar con un juego de Lego, es decir, una serie de piezas con las cuales podrás crear a tu antojo la cantidad de formas que quieras.
Tú eres quien decidirá cómo encajar cada pieza con la finalidad de armar la forma que deseas, es decir, una casa, un auto, un paisaje, un edificio; lo que a tu mente se le ocurra o anhela.