Qué es la empatía y cómo influye en nuestras relaciones

La empatía es la capacidad de ponernos en los zapatos del otro para entender sus emociones, sufrimientos, alegrías y sobre todo, su comportamiento.

Es una habilidad que puede desarrollarse y fortalecerse poco a poco, como a un músculo, y es muy poderosa porque cuando alcanza su estado más puro es capaz de transformar las relaciones interpersonales.

Esto es posible mediante el manejo y comprensión de la llamada Inteligencia Emocional, la cual fue puesta en la palestra pública en los 90’s por John Mayer y Peter Salovey.

Ambos destacaron que esta se trata de identificar y entender tanto nuestras propias emociones, como las de los demás, para así ser capaces de dirigir nuestra conducta, auto motivarnos, ejercer un control más consciente de nuestras emociones y sentimientos, y sobre todo, para poder relacionarnos eficaz y exitosamente con los demás individuos del entorno.

¿Cómo influye la empatía en nuestras relaciones?

Ser empático o ponerse en el lugar del otro nos permite internalizar y comprender sus emociones, lo que piensa y su forma de actuar y comportarse, y esto sin duda cambia completamente la manera en que ambas personas se comunican, interrelacionan, crecen y comparten.

Los efectos de la empatía son muy positivos y favorables en todos los contextos que puedas imaginarte: en el hogar, la familia, el trabajo, la escuela y pare usted de contar, porque supone el abandono de las suposiciones, los prejuicios, o los juicios, y le da paso a una conducta más humana, comprensiva y equilibrada para tratar o lidiar con los demás.

¿Te interesa saber cómo puedes ser empático? Seguramente sí y por ello acá te daremos una serie de consejos o herramientas que te permitirán explorar tu Inteligencia Emocional para transformar tus relaciones y llevarlas a un nivel mucho más sano y favorable.

Claves para ser empático

1. Practica la escucha activa

No basta con oír a los demás, como cuando tu cuerpo está presente pero tu mente está en otro lado. Al contrario, la empatía comienza a evidenciarse cuando estás enteramente presente y consciente del aquí y ahora y te concentras en escuchar y comprender lo que el otro te está diciendo, contando o explicando.

Consiste en prestarle atención a todos y cada uno de los detalles de su lenguaje verbal, de modo que debes ir agudizando tu sentido del oído paulatinamente para que no se te escape ningún elemento importante para practicar y manifestar la empatía.

2. Ponle cuidado al lenguaje corporal

Con los gestos solemos expresar hasta un 70% de nuestros sentimientos, emociones y conductas, de allí que aprender a leer una mirada, una movida de manos, una postura y hasta el asentar con la cabeza sea tan importante para descifrar un estado de ánimo, preocupaciones, incomodidades, o cualquier otra conducta extraña que indique que algo va mal.

De esa manera podremos ponernos en la piel del otro y no juzgarlo, ya que abandonamos el juicio anticipado o las expresiones como: “qué amargado”, “aburrido”, “fastidioso”, o “insoportable”, y comprendemos que algo le está ocurriendo y por eso actúa de esa forma extraña.

De eso se trata la Inteligencia Emocional y cuando logras desarrollarla, trabajarla y fortalecerla te das cuenta de que la empatía es un arma poderosa para mantener relaciones más sanas, conscientes, estables, sólidas y favorables.

3. Conócete

Sí, resulta imposible ser empático y entender a otro cuando no te entiendes a ti mismo ¿Cómo esperas ayudar a alguien más cuando tu mismo no tienes control de tus pensamientos, acciones o emociones?

El cambio comienza en ti, y solo cuando eres capaz de entender lo que pasa en tu interior tienes la capacidad de comprender a otros y ayudarlos ¿Te animas a intentarlo?

Califica este artículo:

0/50 votos