Cuáles son los tratamientos para las principales enfermedades venereas

Las ETS bacterianas se pueden curar con antibióticos si el tratamiento comienza temprano. Por su parte, las de tipo viral no se pueden controlar los síntomas con medicamentos. Conoce con mayor detalle los tratamientos para las enfermedades venereas:

– VIH / SIDA: dado que el SIDA no es curable, el tratamiento se enfoca en mantener los niveles de VIH bajo control. Los medicamentos antirretrovirales son la terapia estándar para la infección por VIH, y generalmente se le administrarán varios medicamentos.

La cuestión es cuándo comenzar la terapia antirretroviral para el VIH todavía se debate, ya que algunos médicos creen que un comienzo temprano mejorará el virus del VIH, mientras que otros creen que es preferible esperar, porque los medicamentos pueden causar efectos secundarios desagradables y puede desarrollar resistencia a los medicamentos.

– Clamidia y gonorrea: estas enfermedades de transmisión sexual se tratan con antibióticos. Debe comenzar a tomarlos solo si los exámenes muestran que tiene clamidia o gonorrea, es importante tener en cuenta que sus parejas sexuales también tendrán que ser tratadas sin importar si tienen síntomas.

Ciertas cepas de la gonorrea se han vuelto resistentes a algunos antibióticos, por lo que es posible que deba tomar más de un medicamento para combatir la gonorrea.

Como dato clave es que debe volver a realizar la prueba después de tres meses para asegurarse de que la infección se haya resuelto, incluso si su pareja ha recibido tratamiento.

Por último, es importante conocer que si no se trata la clamidia o la gonorrea, se pueden producir daños permanentes en los órganos reproductores y la imposibilidad de quedar embarazada.

– Sífilis: la penicilina es el tratamiento preferido para la sífilis. El tratamiento temprano es crucial para evitar que la bacteria se propague y dañe otros órganos.

– Herpes genital: una vez que está infectado con herpes genital, el virus permanece en su cuerpo de por vida. Después del primer brote, el herpes puede inflamarse varias veces al año, pero estos episodios pueden disminuir con el tiempo.

Los medicamentos antivirales (como Famvir, Valtrex y Zovirax) pueden ayudar a reducir la duración y la gravedad de los brotes de herpes iniciales y posteriores. Si tiene brotes a menudo, es posible que desee utilizar una terapia supresiva que se trata de un medicamento a tomar todos los días que evita que tenga un brote de herpes.

– Verrugas genitales: no existe un tratamiento estándar para las verrugas genitales. La mayoría de las verrugas genitales desaparecerán sin tratamiento, por lo que su médico puede optar por no hacer nada.

Sin embargo, aún portará el virus que causa las verrugas y todavía puede transmitirlo a las parejas sexuales. Si eliges tratar las verrugas genitales, tienes varias opciones. Con frecuencia, las primeras opciones son congelar las verrugas o aplicarles medicamentos directamente.

Por su parte, si las verrugas genitales no responden a estas opciones, puede ser necesaria una cirugía para extirparlas. Tenga en cuenta que el tratamiento no elimina la infección y aún puede transmitirla a otros.

– Hepatitis B: el objetivo del tratamiento de la hepatitis B es detener el daño hepático evitando que el virus se propague. En la actualidad hay cinco medicamentos aprobados para su uso en la hepatitis B: adefovir, entecavir, interferón alfa, lamivudina e interferón pegilado.

Cada uno tiene ventajas y desventajas que debe discutir con su médico. Por su parte, si desarrolla un daño hepático significativo a causa de la hepatitis B, puede ser necesario un trasplante de hígado.

– Tricomoniasis: la infección por este organismo se trata con el medicamento metronidazol, y la tasa de curación es de aproximadamente 90%. El medicamento generalmente se toma por vía oral, pero a las mujeres en sus primeros tres meses de embarazo se les puede recetar una crema o un supositorio que se inserta en la vagina.

Si esto no es efectivo, se pueden administrar pastillas de metronidazol para tomar en el segundo o tercer trimestre.

Es importante que visite al médico si sospecha que tiene alguna enfermedad de transmisión sexual y que no intentes curarla por tu cuenta, ya que al no recibir el tratamiento oportuno pueden avanzar o contagiarse a otras personas.

Califica este artículo:

0/50 votos