¿Eres eco-friendly? Te damos 5 tips para que cuides el medio ambiente

5_tips_para_que_cuides_el_medioambiente.jpg

Si eres de esas personas amiguísima de la ecología y que se enoja cuando la gente arroja un papel en donde no debe hacerlo o contamina en vez de cuidar el entorno, ¡entonces eres eco-friendly! Cuidar el medio ambiente depende de nosotros, no lo arruinemos.

La corriente que ayuda a preservar el medio ambiente está creciendo a pasos agigantados a lo largo de todo el mundo, y no es para menos. Habitamos este hermoso y gran planeta y lo mínimo que podemos hacer es cuidarlo y ayudar a que no se continúe con la contaminación circundante. Todos podemos aportar nuestro granito de arena y no voltear la cara cuando sabemos que nuestro entorno pide ayuda es un paso fundamental.

¿Qué es ser eco-friendly?

Significa ser respetuoso con el medio ambiente, quererlo, ser amigable con él y sobre todo, cuidarlo como se debe.

¿Por qué debemos cuidar el espacio en el que vivimos? Para que nuestros hijos y nietos puedan disfrutar de él igual que nosotros. Es responsabilidad de todos cuidar y proteger el medio ambiente.

Desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se plantea como algo primordial apostar por las energías renovables y por eso han puesto en marcha la campaña Ciudades Verdes, un movimiento para acelerar la transformación de las zonas urbanas en espacios más ecológicos. Interesante ¿no?

¿Y qué deberíamos hacer entre todos para aportar algunos cuidados? Seguir estos consejos que daremos a continuación, porque con pequeñas acciones cotidianas contribuimos al fomento de buenas acciones con excelentes resultados para el planeta. ¡Así que a no poner más excusas!

5_tips_para_que_cuides_el_medioambiente_1.jpg

5 tips para cuidar el medio ambiente

1. Reutiliza las bolsas de plástico

¿Sabías que el plástico de las bolsas clásicas de los supermercados tarda miles de años en descomponerse y ocasiona grandes peligros de contaminación? ¿O que los animales que habitan el entorno pueden confundirlo con algo natural y morir asfixiados? Si no lo sabías ahora ya estás enterada.

Para fabricar las bolsas de plástico se utiliza petróleo, un combustible fósil muy escaso. Además, en la fabricación de las bolsas de plástico se expulsan residuos y gases contaminantes, por lo que es muy importante reducir el consumo de bolsas de plástico.

La alternativa más viable es usar bolsas de tela (ecológicas) para poder reutilizarlas y no usar plástico. De esta manera tan simple, estás ayudando a tu planeta.

2. Ahorra en el consumo de agua

Se trata de un recurso natural escaso y que hace falta en muchos países. Utilizar el agua con precaución sin derrochar es fundamental para mantener un equilibrio en el ambiente y no forjar a que la búsqueda de este líquido dañe el entorno. ¿Qué puedes hacer? Lávate las manos con el agua necesaria, no desperdicies cuando te bañes, cierra esa canilla que dejas goteando.

3. Dale una oportunidad al reciclaje

Reciclar es una actividad que (por suerte) se ha puesto de moda en todo el mundo. Separar nuestros residuos nos ayuda a reutilizarlos y no generar tanta basura que ensucie nuestro planeta. Si separamos la materia orgánica del plástico, el vidrio y el papel en nuestro día a día, verás como el ambiente lo agradecerá. Si todavía no reciclas, seguro que al principio te costará, pero en muy poco tiempo ya separarás los residuos sin darte cuenta.

4. Evita utilizar el automóvil cuando no sea estrictamente necesario

¿Has probado ir al trabajo en bicicleta? ¿O salir a dar un paseo con tus amigos por el parque a bordo de este hermoso rodado? Cada vez más personas se suman a esta corriente. Hazlo y verás.

5. Planta árboles

Sea en tu jardín o en tu vecindario, las plantas oxigenan y ayudan a renovar el aire viciado de las ciudades. Dicho de otro modo, absorben las emisiones de dióxido de carbono, reduciendo los efectos del calentamiento global.

Si aún no has probado realizar estas actividades que hemos detallado, aún estás a tiempo porque ¡siempre se puede ser eco-friendly y ayudar al planeta! Recuerda que es el único que tenemos y es nuestra obligación preservarlo, sea para nosotros o para las generaciones que vendrán.

Califica este artículo:

0/50 votos