Estas son las 4 etapas del sexo ¿Las conocías?

Ir al compás de nuestra pareja durante el sexo es todo un arte. Requiere de tiempo conocer a perfección y sin improvisación esos movimientos que hacen de la intimidad, el momento predilecto entre las personas.

No se trata de técnicas exclusivas, ni tampoco de reaccionar de la misma manera en que el otro lo hace, sino de dejarse llevar y disfrutar en la cama esas cosquillas, los nervios y la excitación que se produce en el acto.

Te has preguntado ¿por qué sentimos eso? Si quieres saber qué sucede en nuestro cuerpo cuando tenemos sexo, no abandones este texto.

Un esbozo de los cambios durante el sexo

Una de las cosas que ocurre es la acumulación de la sangre, porque el cerebro registra lo que está a punto de pasar y envía sangre extra a la vagina, produciéndose la secreción del lubricante natural y activando el órgano reproductor femenino.

También se endurece el clítoris, lo que se considera como la erección de las mujeres. Además se expande y se cree que es para que los hombres lo hallen más rápido.

Igualmente se suaviza la cérvix producto de la estimulación de los nervios vaginales.

Fases del acto sexual

Cuando nos acostamos con alguien, tanto los hombres como las mujeres, experimentamos cuatro fases que inician con la excitación, sigue el plateau, continúa el orgasmo y termina con la resolución.

Cada una se produce a un ritmo diferente y hay que tener en cuenta que no siempre se alcanza el orgasmo al mismo tiempo.

Una media indica que en las mujeres el ciclo completo abarca al menos 15 minutos, en tanto los hombres logran el clímax más pronto: en tres o cinco.

Por eso es necesario tener paciencia, pues mientras transcurre ese tiempo (que no es estrictamente reglamentario en cada uno), se completan las fases del acto mencionadas y que ahora te detallamos:

Excitación: sabemos que estamos excitados cuando incrementa la tensión muscular; hay enrojecimiento de la piel principalmente en el pecho y espalda; se acelera la respiración y los latidos del corazón. En esta etapa el útero se eleva y se vuelve voluminosa la vagina. También se endurecen los pezones.

En cuanto al hombre, se produce la erección, el escroto aumenta de grosor y suben un poco los testículos. La piel de esa área se tensa. Como empieza la segregación de líquido seminal, quienes no deseen embarazo deben cuidarse, porque este contiene espermatozoides.

Plateau: también llamada meseta, es la fase que abarca desde la excitación inicial y el orgasmo. En este lapso las sensaciones y los cambios cobran mayor intensidad.

En la mujer continúa hinchándose la vagina y sus paredes aumentan el color rojizo. El clítoris está súper sensible, tanto que hasta podría sentir dolor y tiende a retraerse para evitar el roce con el pene.

En el hombre, el pene aumenta de tamaño en la cabeza y también el glande acrecienta su color. Sale líquido seminal, al tiempo que se aceleran el ritmo cardiaco y presión arterial.

Orgasmo: dura pocos segundos. En las mujeres hay contracciones vaginales y en los hombres de la próstata y el pene. Lo alcanzan más rápido los caballeros y se evidencia en la eyaculación. Es posible que ambos sientan espasmos, pero también la descarga de tensión sexual.

Resolución: se van los espasmos y la pareja vuelve a su funcionamiento normal, así como baja la hinchazón de las partes y se borra el rubor de la piel.

No se trata de estar pendiente del cumplimiento de cada una de las fases durante la relación sexual, pero ahora ya conoces qué pasa en tu cuerpo en esos momentos de placer.