Estos son los órganos que dañas seriamente cuando consumes alcohol

El consumo de alcohol es visto como algo normal en muchísimos lugares del mundo. Sin embargo, es importante destacar que es un tóxico y puede causar problemas a corto/mediano y largo plazo.

No sólo se trata de unos mareos o náuseas. El consumo excesivo de alcohol puede dañar gravemente otros órganos de tu cuerpo e incluso provocar la muerte si se transforma en adicción.

Hoy conocerás los principales peligros de consumir este tóxico de manera excesiva.

Descúbrelos a continuación.

Peligros de consumir alcohol excesivamente

Te puede deshidratar seriamente

El alcohol es diurético. Eso significa que estimula la orina, lo que puede aumentar el riesgo de deshidratación en quien lo consuma. La deshidratación puede provocar efectos secundarios graves, como presión arterial alta y reducción cognitiva.

Si sueles tomar alcohol de manera frecuente asegúrate de tomar suficiente agua para recuperar todos los fluidos perdidos. Asegúrate también de consumir alimentos ricos en antioxidantes capaces de eliminar toxinas del cuerpo.

Principal víctima: el hígado

El impacto del alcohol sobre el hígado es uno de los más conocidos. El alcohol es una toxina muy poderosa que puede causar la muerte si se concentra en grandes cantidades.

El hígado es el encargado de “romper” este compuesto y quitarlo del cuerpo, pero esta tarea significa un impacto significativo sobre este órgano. En el largo plazo el hígado se puede dañar, y este daño puede provocar enfermedades hepáticas.

Pero, también daña a los riñones

Los riñones también están en riesgo cuando hablamos de alcohol. Estos órganos también sufren el consumo de esta toxina porque cuando el hígado “rompe” este tóxico, los riñones son los encargados de eliminarlo del cuerpo a través de la orina.

La secreción excesiva de toxinas puede dañar a los riñones, provocando problemas crónicos si uno consume alcohol en grandes cantidad por un período prolongado.

Y también al cerebro…

Este tóxico puede dañar al hígado y a los riñones. Pero, además, puede causarle un gran daño a nuestro cerebro. Estudios demostraron que el consumo de alcohol puede causar problemas cognitivos: entiéndase como daño a las células del cerebro y del sistema nervioso.

¿Te imaginabas que también podía dañar al corazón?

El corazón también sufre daño al consumirlo en grandes cantidades. El alcohol puede contribuir a la hipertensión (presión alta) causando deshidratación.

Mientras que el consumo bajo a moderado podría mejorar los indicadores de colesterol en sangre, el consumo excesivo puede aumentar el riesgo de sufrir fallos cardíacos e incluso la muerte.

Puede causar náuseas y vómitos

El consumo a largo plazo, como vimos, puede ser muy malo para la salud. Sin embargo, los efectos a corto plazo del consumo de alcohol también son importantes.

Los dolores de vientre, las náuseas y los vómitos son efectos secundarios conocidos derivados de la ingesta excesiva. Esto causa problemas en el estómago y daña el tejido de los intestinos.

Otros problemas de tomar

Además de los mencionados anteriormente, el exceso causa:

  • Problemas mentales (al ser un bebedor crónico)
  • Puede dañar la bacteria saludable del intestino
  • Puede reducir la absorción de nutrientes
  • Puede reducir la efectividad el sistema inmune