Todos los factores que disminuyen la fertilidad en mujeres y hombres

Se considera que una pareja tiene problemas de fertilidad si les toma más de un año lograr un embarazo. En parejas donde la mujer tiene más de 35 años, este rango de tiempo disminuye a seis meses. Esto tiene relación al mayor riesgo de infertilidad que está relacionado con la edad.

Existen muchísimos factores que pueden afectar la fertilidad de las mujeres y de los hombres. Algunos de ellos, por suerte, pueden ser eliminados con simples cambios de hábitos. Otros, en cambio, necesitan de algún tipo de tratamiento. Por último, hay ciertos factores que no se pueden modificar.

Factores que disminuyen la fertilidad en hombres

La salud general del hombre afecta directamente a la cantidad y calidad del esperma que produce. Otros factores que influyen en la calidad del esperma son:

  • Edad
  • Uso de tabaco
  • Alcoholismo
  • Uso de ciertas drogas ilícitas
  • Períodos extendidos de montar bicicleta
  • Pesar más o menos que lo recomendado
  • Tener historial de enfermedades de transmisión sexual
  • Exposición a toxinas
  • Vasectomía previa
  • Condiciones médicas heredadas
  • Tratamientos como quimioterapia o radiación

Algunos problemas crónicos de salud como la diabetes, la presión alta, o problemas hormonales también pueden afectar la fertilidad de los hombres.

Factores que disminuyen la fertilidad en mujeres

Según un estudio de la Clínica Mayo, el 25% de los problemas de infertilidad en mujeres son causados por problemas en la ovulación. Los problemas en el útero también tienen incidencia.

Factores que disminuyen la capacidad fértil de la mujer:

  • Edad
  • Alcoholismo
  • Consumo excesivo de café
  • Cigarrillo
  • Estrés y fatiga
  • Pesar más o menos de lo normal
  • Entrenamiento atlético intenso
  • Problemas crónicos (presión alta, diabetes)
  • Problemas hormonales

La fertilidad a lo largo de los años

Más allá de los problemas, es importante destacar que la fertilidad disminuye con la edad, tanto en hombres como en mujeres. Más allá de que un hombre pueda eyacular (sin importar la edad) hay evidencia que demuestra que la calidad del esperma disminuye.

El “reloj” de la fertilidad comienza a correr más rápido después de los 35 años. Desde esa edad, en adelante, la misma disminuye en ambos sexos.

Si tú o tu pareja están pasando por esta situación, recomendamos consultar con un profesional para hacer los cambios necesarios y comenzar con un tratamiento que pueda resolver este problema.

Mientras que muchos de estos problemas pueden ser complicados, pequeños cambios de hábito pueden favorecer a la fertilidad.

Califica este artículo:

0/50 votos