Los mejores fertilizantes ecológicos que puedes hacer en tu casa

Los fertilizantes o abonos son las mejores herramientas cuando se tiene un huerto o jardín. Ayudan a que las plantas crezcan sanas y fuertes, debido a que aportan los nutrientes y químicos que las plantas necesitan para desarrollarse.

Algunos de ellos se consiguen en tiendas dedicadas a la agricultura. Sin embargo, no todos los fertilizantes actúan de la misma forma y, aún peor, unos cuantos pueden hacer daño al ambiente por su elaboración artificial.

Esta es la razón por la que muchas personas han optado por usar fertilizantes completamente naturales y ecológicos, en apoyo al medio ambiente, evitando materiales o químicos dañinos a la salud y la tierra.

Destrucción o mejoramiento del suelo

El dilema del uso de los fertilizantes puede ser visto de la siguiente manera: con los realizados de manera industrial, es posible conseguir resultados rápidos; no obstante, el problema siempre será la destrucción de la tierra. Con los químicos, esta se acidifica, lo que causa que con el paso del tiempo sea imposible sembrar nuevamente.

Ahora bien, los fertilizantes ecológicos tienen la ventaja de que están hechos a partir de materiales orgánicos. Esto significa que los nutrientes son devueltos a la tierra y así se colabora con el medio ambiente. A esto se suma el mejoramiento del suelo, para que dure por muchos años.

Los resultados siempre serán mejores con los fertilizantes ecológicos, tanto para el agricultor como para su cultivo.

Fertilizantes ecológicos más utilizados

La mayoría de los fertilizantes ecológicos están hechos de:

  • Excremento de ganado o animales de granja: vacas, cerdos, caballos, gallinas, ovejas.
  • Restos de animales triturados: cuernos, carne, harina de sangre.
  • El humus que producen las lombrices.
  • Cenizas de madera sin esmaltes o pinturas.
  • Guano: son los excrementos de aves marinas o murciélagos.
  • Abonos verdes: son plantas que se siembran y, antes de madurar, son arrancadas y colocadas al jardín a modo de abono. No todas las plantas sirven. Los agricultores utilizan principalmente las legumbres o las crucíferas.

Haz fertilizantes ecológicos en casa

Además de los anteriores, existen otros fertilizantes ecológicos que sirven en cualquier jardín. La ventaja de estos es que es posible hacerlos en casa, a  partir de materiales que se tienen a mano y mediante trabajos sencillos.

Estos actúan de mejor manera cuando las plantas están en plena producción, en el caso de los huertos. Son ayudas o vitaminas que favorecen a la cosecha.

Los más comunes son los restos de alimentos como conchas de plátanos (se pueden juntar muchas y hacer un té, que luego será aplicado a la tierra), cáscaras de huevos y el agua en el que se hierven las verduras.

Con las cáscaras se logra, después de cierto tiempo, enriquecer la tierra; mientras que con el agua (la cual nunca debe llevar sal) se obtienen los nutrientes naturales provenientes de las verduras.

Beneficios de los fertilizantes ecológicos

Los fertilizantes ecológicos, además de ayudar al medio ambiente, generan los mejores beneficios en cada jardín o huerto:

  • Mejoran la calidad de la tierra para que las plantas se desarrollen de mejor manera.
  • Permiten que los nutrientes sean absorbidos mucho más fácilmente. Las plantas los obtendrán del mismo abono.
  • Propician el surgimiento de bacterias u hongos que ayudan a que la tierra mejore.
  • Permiten la aparición de lombrices y otros organismos que, además de enriquecer la tierra, su descomposición conforman un abono natural que ayuda a las plantas.
  • La calidad de las plantas mejorará. En el caso de los huertos, las frutas y verduras tendrán mejores sabores, debido a que sus nutrientes provienen de la misma naturaleza.
  • Con el paso del tiempo, el suelo podrá mantenerse rico para cualquier tipo de trabajo de agricultura. El uso de fertilizantes ecológicos alarga su vida, a diferencia de los artificiales.

Califica este artículo:

0/50 votos