¿Conoces las maneras de aportarle fósforo a tu organismo?

El fósforo es el segundo mineral presenta en el cuerpo humano en mayores concentraciones y sus funciones van desde proporcionar energía la energía que necesita el organismo para funcionar de manera correcta, hasta la formación de todo el tejido muscular. Hoy te contaremos cómo aportarle fósforo a tu organismo.

Cuando nuestro cuerpo tiene los niveles adecuados de fósforo, el colesterol malo se mantiene bajo, el metabolismo funciona de la manera adecuada y tanto la concentración como la memoria funcionan en su máxima expresión.

Por el contrario, cuando existe un déficit del mineral, las personas experimentan síntomas como, por ejemplo, respiración irregular, temblores, pérdida de peso, debilidad, pérdida de apetito, desórdenes nerviosos, caries y trastornos psicológicos como ansiedad y depresión.

Alimentos que contienen fósforo

Aunque es posible consumir fósforo a través de suplementos alimenticios que existen en el mercado, lo más recomendable es que el organismo lo absorba de la manera más natural posible, a través de combinaciones que podemos incluir en nuestra dieta diaria.

Entre los alimentos con alto contenido de fósforo destacan:

• Todos los cereales integrales son una fuente importante de fósforo, además de tener otros beneficios.

• La mantequilla de maní natural -no la artificial- no solamente en rica en proteínas, sino también en fósforo.

• El brócoli crudo, además de aportar antioxidantes y nutrientes a nuestro cuerpo, también tiene alto contenido de fósforo.

• Los frutos secos como las almendras, las nueces y las castañas de cajú o marañón son ricos en fósforo.

• El ajo, un ingrediente fundamental para muchas recetas, además de condimentar, también nos aporta fósforo.

• Las sardinas contienen aproximadamente 200 miligramos de fósforo por cada 100 gramos de la proteína.

Asimismo, las semillas de girasol, las semillas de sésamo, los piñones, productos lácteos, el coco, las ciruelas pasas, el frijol negro, el hígado, el maíz, las lentejas, el salmón, avena, salvado de trigo, el arroz integral y los pistachos son fuentes importantes de fósforo para nuestro cuerpo.

Beneficios de aportarle fósforo a tu organismo

Existe una larga lista de ventajas asociadas al consumo del fósforo para el funcionamiento de nuestro organismo, pues para comenzar es un mineral necesario para el desarrollo de los huesos y los dientes, además de ser un aliando importante para el funcionamiento del hígado.

Además, el consumo de fósforo es positivo porque:

• Mejora el proceso de todo el aparato digestivo y ayuda a la absorción de nutrientes.

• Retrasa el proceso de desgate de los huesos y previene la osteoporosis, pues ayuda a fortalecerlos.

• Protege tanto los dientes y como las encías, al impedir la aparición de gingivitis y caries.

• Estimula la actividad neuronal y favorece la actividad cognitiva, reforzando la memoria.

• Ayuda a concentrar mejor la energía de nuestro cuerpo, algo que beneficia especialmente a los deportistas.

• Es indispensable para evitar molestias estomacales como el estreñimiento y la diarrea.

• Contribuye al buen funcionamiento de los riñones, pues ayuda a limpiarlos.

• Es un potente regulador del balance hormonal y es un aliado útil -sobre todo- durante la menopausia en las mujeres.

Sin embargo, aportarle fósforo a tu organismo también puede tener sus contraindicaciones. Las personas con afecciones renales, por ejemplo, deben ser muy cuidadosas con este mineral y consultar con el médico antes de incluirlo en su menú diario.

Si bien es un elemento que resulta esencial para nuestro cuerpo, los extremos resultan peligrosos, pues tanto los excesos como las deficiencias pueden ser perjudiciales porque acarrea consecuencias considerables.

Adicionalmente, hay que tomar en consideración que siempre debe estar en equilibrio con los niveles de calcio, algo que puede determinar con mayor exactitud un nutricionista, que es el que te indicará lo que debes hacer.