Descubre cuáles son las principales funciones del cerebelo

El cerebelo es una estructura única que se ubica en la parte posterior e inferior del propio cerebro y que incluyen dos hemisferios -derecho e izquierdo- con múltiples conexiones. Estas reciben señales, a través de fibras nerviosas y la médula espinal, desde distintas partes del cuerpo, incluyendo manos, pies, piernas, brazos y dedos. Estas son algunas de las funciones del cerebelo. Sigue leyendo para enterarte más.

El cerebelo también recibe información del sistema vestibular y de las áreas motoras del cerebro, para controlar la parte motora, la coordinación, el tono muscular y el equilibrio del tronco.

Junto con el tallo cerebral y la médula espinal, el cerebelo forma parte de los que médicamente se conoce como el sistema nervioso del organismo y es el que se encarga, específicamente, de organizar toda la información que se requiere para que los movimientos se realicen de manera correcta.

Funciones del cerebelo

Esta estructura es responsable diferentes funciones que son fundamentales, pues actúa como si fuera un control remoto.

  • El cerebelo es el que se encarga de organizar e integrar toda la información que recibe de otras partes del cuerpo.
  • El cerebelo sirve para precisar y controlar las órdenes para el movimiento y para mantener el equilibrio.
  • Al cerebelo se le relaciona con algunas funciones cognitivas incluyen el procesamiento del lenguaje y el aprendizaje.
  • Su función principal es integrar las vías motoras y las vías sensitivas, para hacer que los músculos reaccionen a los estímulos sensoriales.

Para poder cumplir con todas sus funciones, el cerebelo tiene que recibir información de manera constante de muchos lugares del cuerpo, tanto a nivel periférico como a nivel central.

La corteza cerebral envía información al cerebelo de lo que quiere hacer; de igual forma los músculos y las articulaciones envían datos al cerebelo de lo que se hace y también de cómo se hace. Asimismo, el oído interno le informa al cerebelo sobre la posición y movimiento de la cabeza.

Con todo esto, esta estructura coordina, especialmente lo que se refiere a los movimientos finos y automáticos. Sin el cerebelo, las actividades involuntarias serían imposibles; es decir, tendríamos que estar conscientes de absolutamente todo y nos moveríamos como un robot.

¿Cuáles son las partes que componen el cerebelo?

Al igual que el cerebro, el cerebelo contiene sustancia gris externa y sustancia blanca interna. Además, consta de dos hemisferios cerebelosos, la parte intermedia denominada vermis, la protuberancia y el pedúnculo cerebeloso superior.

Se une al tronco cerebral gracias a tres pares de haces de fibras conocidas como los pedúnculos cerebelosos. Además, hay que contar el pedúnculo cerebeloso inferior, que es el que se encarga de establecer la conexión con la médula; el pedúnculo cerebeloso medio, que se encarga de conectarlo con la protuberancia y el pedúnculo cerebeloso superior, encargado de la conexión con el mesencéfalo.

Un trauma, una infección, una sustancia tóxica, una hemorragia, un tumor o enfermedades degenerativas pueden afectar lar las funciones del cerebelo. Y cuando existen lesiones a nivel de esta estructura, al paciente se le dificulta controlar los movimientos y el habla, además de tener problemas de equilibrio.

A esto se le conoce como síndrome cerebeloso, que implica el daño a una parte de esta estructura. Cuando ocurre a nivel de uno de los hemisferios se presentan problemas con los movimientos de las extremidades del mismo lado afectado. Pero, cuando el daño es en el vermis, se presentan fallas en los movimientos involuntarios de cabeza y tronco.

Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, debes acudir inmediatamente al médico o a la sala de emergencias, para que se haga el diagnóstico adecuado y se siga el protocolo indicado para el caso.

Califica este artículo:

0/50 votos