Descubre cómo la gingivitis puede estar destruyendo tu boca

La boca indudablemente no se escapa de las partes del cuerpo humano que requieren de cuidados especiales, y más todavía porque allí se encuentran ubicados varios puntos sensibles, como por ejemplo, las encías.En este sentido, las encías son esa fracción de la boca que siempre está en riesgo de sufrir padecimientos graves, siendo la gingivitis el caso más común.

De allí la importancia de no descuidarla, pues en un primer instante es silenciosa, o sea, no produce dolor, y las consecuencias que genera en la boca pueden llegar a causar problemas indeseables.

¿Qué es la gingivitis?

Se define como la inflamación que ocurre justamente en el tejido que cubre nuestros dientes generalmente producto de la creación de la placa dental (alta concentración de bacterias) y el consumo de cigarrillos. En otras palabras, es la hinchazón de las encías.

El síntoma por excelencia que nos acercará a determinar cuándo padecemos de gingivitis, es su color rojizo y la expulsión de sangre a través de las encías, sobre todo al momento de cepillarnos los dientes.
Etapas de aparición

La gingivitis no nace de la noche a la mañana. Es un proceso que con el tiempo se va haciendo más intenso y con presentación de síntomas cada vez peores, más notorios y molestos para quienes comiencen a sufrirla.
En consecuencia, su presencia suele dividirse en 3 grandes etapas. Conócelas a continuación:

1. Etapa leve

Es la primera de todas, por lo que el principal síntoma, sangre en las encías luego del cepillado, ni se percibe. A su vez, suele ser esporádico.

2. Etapa moderada

Aquí ya existe un aumento considerable de la presencia de sangre tras el cepillado. De hecho tiende a ser en mayor cantidad. Además, las encías se tornan muy rojas y comienza a manifestarse su inflamación.

3. Etapa grave

Su nombre prácticamente lo dice todo debido a que la aparición de sangre ya no ocurre sólo por el cepillado, se produce de manera automática.

Una característica común de la tercera y última etapa, es el aumento significativo del surco gingival. Este es el nombre que se le da a la extensión entre la encía y el diente. El motivo por el cual se produce el crecimiento del surco gingival es la separación de la encía sobre el diente.

Gravedad de la gingivitis

Si no cuentas ni cumples un plan de aseo bucal diario, lo más seguro es que la gingivitis empiece a ser una compañera molesta en tu boca. Y si no tomas las precauciones necesarias (acudir al médico y tratarla), la misma empeorará, trayendo consigo muy seguramente a otra amiga: la periodontitis.

Por su parte la periodontitis se encargará de romper el hueso base de tus dientes, siendo la responsable de que éstos pierdan firmeza y comiencen a moverse y separarse para después caerse paulatinamente. Si no se caen, lo que normalmente sucede es la necesidad de tener que retirarlos dado a su poca estabilidad y peligro de causar otros problemas.

Método eficaz de prevención de gingivitis

Cabe resaltar que tanto tus amigos, familiares o personas menores o mayores de edad que tú, pueden sufrir en la misma medida gingivitis. Sólo será cuestión de los hábitos de aseo bucal que tenga cada persona. Por ello el mejor método de prevención se centra en un buen cepillado, el cual debe ser mínimo tres veces al día junto al empleo de hilo dental y un enjuague bucal de calidad.

Sufrir de gingivitis ciertamente es algo que se puede curar puesto que nace como respuesta a la formación de la placa dental y solucionarlo es por medio de la visita a un médico experto en dientes. Sin embargo, ello no significa ignorar las medidas de prevención.

Califica este artículo:

0/50 votos