¿Tienes hambre todo el tiempo? Estas podrían ser las razones

El hambre es el peor enemigo de cualquier persona que haga dieta y es consciente de su salud. El hambre es una señal saludable de que el cuerpo necesita energía para funcionar correctamente.

Si te has perdido una comida y te sientes hambriento antes de la siguiente comida principal, no cometas el error de comerte todo lo que se te ocurra. Sentir hambre todo el tiempo no es buena señal.

Hay una variedad de razones médicas que pueden estar detrás del hambre constante. En estos casos debes cuidarte para evitar consecuencias graves en tu salud.

6 razones por las cuales puedes tener hambre todo el tiempo

1. Dormir poco

Aquellas personas que no duermen de 7 a 8 horas diarias pueden tener hambre todo el tiempo. Una noche con poco sueño puede afectar dos hormonas linkeadas con el apetito. Esto puede causar un aumento en el nivel de grelina, la hormona que estimula el apetito y, una disminución del nivel de leptina, una hormona que causa sensación de plenitud.

2. Problemas de tiroides

El hambre excesivo puede estar relacionado al hipertiroidisimo, una enfermedad común que afecta la tiroides. Si tienes tiroides sobreactiva, esto significa que padeces hipertiroidismo.

Cuando los niveles hoormonales de la tiroides son altos, las funciones vitales del cuerpo suben y queman energía más rápido. Al acelerarse el metabolismo de tu cuerpo, aparece el hambre.

3. Estrés

Durante una discusión o pelea aumenta el cortisol, la hormona del estrés. Esta hormona convence a tu cuerpo de comer. De hecho el cortisol puede pedirte frituras y azúcar. Comer más durante los momentos de estrés no reduce las emociones negativas o la ansiedad, pero puede provocarte la necesidad de comer más, por ende aumenta el peso y los problemas de salud.

4. Diabetes

En circunstancias normales, el cuerpo convierte el azúcar de los alimentos en glucosa. Pero si tienes diabetes, el azúcar no puede ingresar correctamente a los tejidos y por ende no se tiene la energía que se necesita de la glucosa.

Esto puede provocar que los músculos y tejidos “pidan” comida. Además del aumento de apetito, los síntomas de la diabetes incluyen.

  • Sed extrema
  • Micción frecuente
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Visión borrosa
  • Cortes y moretones que tardan en sanar
  • Sensación de hormigueo
  • Fatiga constante

Ya sea diabetes tipo 1 o 2, debes mantener el azúcar en sangre bajo control para no dañar tu cuerpo.

5. Infección de parásitos

A veces, el hambre excesivo puede deberse a los signos de una infección de parásitos en los intestinos. Las lombrices, especialmente las tenias o las intestinales pueden vivir un largo período sin que las notes antes.

Los gusanos roban al cuerpo todos los nutrientes esenciales, por eso puede que tengas hambre a menudo, incluso a penas terminas de comer. Si tienes hambre todo el tiempo y a su vez pierdes peso, entonces visita a tu médico.

6. Síndrome pre-menstrual

Las mujeres que están a punto de tener su período también pueden notar un aumento en el apetito. Los cambios hormonales ocurren durante la segunda mitad del ciclo menstrual y desaparecen dentro de los primeros días de que comience el período.

Además la temperatura basal del cuerpo aumenta esos días y afecta el apetito. Además de hambre, también se siente deshidratación y cansancio. Sumado a eso, puede haber hinchazón, dolor de cabeza, mal humor, fatiga y problemas para dormir. Suma alimentos ricos en proteína para aliviar los antojos.

Califica este artículo:

0/50 votos