Hepatitis C en mujeres – síntomas y tratamientos

La hepatitis C es una infección causada por el virus de la hepatitis C, también conocido como VHC. Existen muchos tipos de virus, incluyendo hepatitis A, B, D e incluso E.

Dentro de todas las variantes, el virus de la hepatitis C es el más peligroso, ya que puede transformarse en crónico y atacar directamente al hígado.

El virus se expande a través del contacto con sangre infectada, por este motivo hay algunas personas que tienen mayor riesgo de infección. Esto incluye trabajadores del ámbito médico que están expuestos a sangre y a personas adictas a las drogas de manera recurrente. Incluso hacerse un tatuaje sin elementos esterilizados puede aumentar el riesgo de infección.

La hepatitis C afecta tanto a los hombres como a las mujeres. Los síntomas y las complicaciones son los mismos para ambos sexos, pero el virus puede atacar de manera diferente a las mujeres.

Hepatitis C testing

Síntomas de hepatitis C en las mujeres

Muchas mujeres no saben que tienen hepatitis C hasta que muestran los síntomas de la enfermedad avanzada. Quienes presentan síntomas en la etapa inicial suelen atribuirlos a otros problemas, como por ejemplo anemia, depresión o incluso menopausia.

Entre los síntomas prematuros encontramos,

  • Fatiga
  • Molestia en el abdomen
  • Dolores musculares y articulares
  • Falta de apetito

Muchas infecciones por hepatitis C son agudas, pero otras mejoran sin intervención en pocos meses. Las infecciones agudas son las más comunes entre las mujeres.

La hepatitis C puede ser crónica: esto quiere decir que no se resuelve automáticamente, sino que sigue progresando, dañando así al hígado de manera constante.

Entre los síntomas de la hepatitis C crónica encontramos,

  • Sangrado
  • Piel que pica
  • Retención de fluido en el estómago
  • Piernas hinchadas
  • Pérdida de peso que no tiene explicación
  • Várices en forma de araña
  • Confusión

Los síntomas de la hepatitis C ocurren tanto en mujeres como en hombres, pero esta enfermedad puede progresar de manera más lenta en las mujeres. Sin embargo, algunas mujeres experimentan un progreso rápido de la infección, sufriendo daños en el hígado luego de la menopausia.

Cómo se contagia la hepatitis C

Esta enfermedad se contagia de persona a persona, a través de sangre infectada con el virus. Las personas que tienen oficios con mucho contacto con otros tienen más posibilidades de contraer el virus.

Si trabajas en un ámbito médico o de belleza, te recomendamos:

  • Evitar el contacto con cortes de pacientes o clientes
  • Usar guantes de latex o no-latex
  • Esterilizar el equipamiento después de cada uno

La hepatitis C también se puede contagiar al momento del sexo si la mujer está en su período menstrual.

Muchas mujeres infectadas pueden tener un bebé sano sin problemas. Sin embargo, hay una pequeña posibilidad de que transmitan el virus a sus bebés durante el embarazo. Si tienes el virus y estás embarazada, tu bebé será analizado alrededor de los 18 meses.

Complicaciones de la hepatitis C

La hepatitis C puede ser una enfermedad duradera. Puede llegar hasta la cirrosis, o daño del hígado. Si esto pasa, el hígado deja de funcionar correctamente. Algunas personas llegan incluso a desarrollar cáncer de hígado.

Un transplante de hígado puede ser necesario si el virus dañó demasiado al órgano. Incluso luego de un transplante la persona tendrá que seguir tomando medicación para evitar que su nuevo órgano se infecte.

Tratamiento de la hepatitis C

La idea del tratamiento es despejar el virus de la sangre. En muchos casos el virus desaparece solo. Sin embargo, en la crónica, un médico podría recomendar tomar medicación anti-viral por 12 a 24 semanas.

Existe una variada cantidad de drogas para tratar la hepatitis C. Cuando inicia el tratamiento el médico chequeará los síntomas después del mismo. Si el virus no se detecta más en sangre, y no aparece por los próximos seis meses, puede que la persona no necesite más tratamiento. Si el virus no cede, es probable que la persona se someta a una nueva ronda de medicación.

Imágenes: 2, 3, 4

Califica este artículo:

0/50 votos