Por qué los primeros años de vida son clave para el desarrollo de tu hijo

Cuando se trata del desarrollo del niño, se sabe que los hitos más cruciales en la vida de un niño ocurren a los 7 años de edad. Al igual que en muchos ámbitos de la vida, la respuesta no es blanco o negro sino que la creación de un ambiente seguro para el desarrollo del infante es lo que influye realmente.

En algunos casos, los primeros siete años de vida de un niño pueden no significar todo pero sí es sumamente importante en el desarrollo de las habilidades sociales del niño.

Desarrollo del cerebro en los primeros años de vida

Estudios médicos demuestran que el cerebro de desarrolla rápidamente durante los primeros años de vida. Antes de los 3 años, las conexiones neuronales son millones por minuto. Estas conexiones se convierten en el sistema de mapeo del cerebro, combinando naturaleza y nutrición.

En el primer año de un bebé, los gritos son señales que realiza hacia el cuidador. El adulto responde al llanto del bebé alimentándolo, cambiándole el pañal o hacerlo dormir.

Es importante generar un vínculo de ida y vuelta con el niño. Prestando atención a sus actividades, estando presente no solamente físicamente sino charlar con èl, jugar, etc. A pesar de las preocupaciones diarias ya sea trabajo, economía del hogar o alguna otra situación, debes generar una conexión con tu hijo ya que esto lo condicionará a futuro con sus relaciones.

La forma de interactuar con tu hijo pueden afectar el estilo de apego y el desarrollo de las relaciones futuras.

La forma de apego son cruciales en el desarrollo infantil. Existen 4 tipos de apegos:

  • Seguro
  • Ansioso – Inseguro
  • ansioso – evitativo
  • Desestructurado

Los niños seguros se sienten angustiados cuando su madre/padre o cuidador se va, pero se sienten aliviados cuando vuelve. Los ansiosos inseguros, se molestan antes de que el cuidador se vaya y cuando este vuelve, se aferran. Los niños ansiosos evitativos no están molestos por la ausencia, ni se alegran cuando vuelve.

Luego está el apego desorganizado que implica a los niños que fueron abusados física y emocionalmente. Este tipo de apego hace que sea dificil que los niños se sientan confortados por los cuidadores, incluso si ellos no los lastiman.

A la edad de 7 años, los niños están formandose

Si bien los primeros 7 años no determinan la felicidad de un niño, el cerebro crece rápido y se necesita una base sólida para que puedan comunicarse, relacionarse e interactuar con el mundo correctamente.

Cuando los niños alcanzan el primer o segundo grado, la separación con el cuidador empieza a ser mayor. El niño comienza sus amistades y necesitan sentirse aceptados por sus pares. Necesitan un buen amigo, que les genere confianza y con el cual tengan empatía para poder expresar sus sentimientos.

Conclusión

Los niños necesitan ser bien criados, es decir que sus necesidades físicas y emocionales estén satisfechas. ¿Cómo? Preparándoles la comida, arropándolos en la cama, intervenir si los ve desmotivados, disfrutar junto a ellos los momentos divertidos. Todo esto estimula su desarrollo neuronal. Y no solo eso, todas estas situaciones, por mínimas que parezcan, colaboran en construir el tipo de apego que tendrán en su futuro con las personas que lo rodean.

Quizás no puedas garantizar su bienestar pero sí prepararlos para que se relacionen con personas confiables, gestionando nuestros sentimientos con ellos de buena forma, estar para darles soporte cuando tienen algún momento de tristeza, todo esto los preparará para encarar en su futuro las posibles decepciones amorosas, el estrés del trabajo y la relación con sus parejas. Todo se basa en el ejemplo.

Califica este artículo:

0/50 votos