Los principales mitos sobre las hormonas y el sobrepeso

Uno de los motivos que los especialistas señalan como posible responsable del aumento de peso y de otros cambios relacionados con este asunto, son los desórdenes hormonales que pueden deberse al embarazo o a patologías asociadas a la tiroides.

Aunque se trata de un asunto médico y está comprobado que las hormonas influyen en el aumento -también disminución- del peso, también es cierto que existen muchos mitos asociados con ese tema.

Una de las primeras ideas equivocadas sobre las hormonas y el aumento de peso es que no se puede revertir. Nada más lejos de la realidad, pues con el tratamiento adecuado, un estilo de vida saludable y una alimentación sana, es posible mantenernos bajo control.

Mitos sobre las hormonas y el sobrepeso

Hay algo que no es discutible y es que una de las principales causas de la obesidad -por ejemplo- es un desequilibrio hormonal que se produce en el organismo y que puede deberse a diferentes razones, incluso hereditarias.

Sin embargo, es importante prestar atención a algunos mitos que normalmente se relacionan con este asunto:

1. El sobrepeso hormonal solo se trata con medicamentos. Si bien el abordaje farmacológico es adecuado para regular las sustancias que se descontrolan, si la persona no cambia su dieta, simplemente no va a bajar de peso.

2. Si se trata de un desequilibrio hormonal no es necesario el ejercicio. Nada más lejos de la realidad, pues para vencer el sobrepeso, también es importante que practiques con regularidad una actividad física, lo que contribuirá con tu salud en general.

3. Solo las hormonas son las responsables del sobrepeso. Sí, es cierto que el hipotiroidismo, por ejemplo, contribuyen al aumento de peso, pero el estilo de vida de la persona también añade un ingrediente a esta situación.

4. Las personas con sobrepeso hormonal son iguales al resto. El organismo de las personas con sobrepeso u obesidad asociados a problemas hormonales, no funciona de la misma manera que el de una persona delgada, por este motivo suelen tener dificultades para controlar la ansiedad y necesidad de comer.

5. El consumo de hormona tiroidea es segura para todo el mundo. Si tienes problemas de sobrepeso, pero no tienen que ver con desórdenes de la tiroides, la ingesta de esta hormona no es recomendable, pues puede generar alternaciones cardíacas.

Señales que indican un problema hormonal

Algunas mujeres suelen experimentan algunos síntomas que pudieran estar asociados con desórdenes hormonales, pero desconocen que padecen algún problema endocrino.

También ocurre que en ocasiones se confunden las señales de alerta con otras afecciones de la salud y el abordaje suele ser equivocado, sin solucionar el problema de fondo

Por esta razón, es importante que prestes atención a lo siguiente:

-Algunas personas con problemas hormonales, presentan brotes de acné persistentes.

-Otra de las señales más comunes son los trastornos en los patrones del sueño.

-La ansiedad y necesidad constate de consumir alimentos puede ser hormonal.

-Los cambios de humor y la depresión se asocian con desórdenes hormonales.

-Experimentar dolores de cabeza y migraña frecuentes suele ser una señal de alerta.

-Los problemas en el apartado digestivo también son usuales con este problema.

-Si siente fatiga constante es probable que tengan algún problema de tipo hormonal.

Hay que tomar en consideración que las hormonas son las responsables de regular gran cantidad de procesos físicos y psicológicos, por lo tanto desempeñan un papel fundamental en la salud general de cualquier mujer.

Si presentas uno o varios de estos síntomas, lo más aconsejable es que acudas al médico lo más pronto posible, para que este haga el diagnóstico adecuado que te permita decidir cuál es el mejor tratamiento.