Implante dental: todo lo que tienes que saber sobre este procedimiento

Un implante dental consiste en una pieza artificial que reemplaza un diente faltante. El procedimiento del implante dental sustituye los dientes dañados o faltantes por dientes artificiales que se ven y funcionan de manera muy similar a los dientes reales. Esta cirugía ofrece una alternativa a las dentaduras postizas y los puentes que no encajan bien.

Si quieres saber cómo se realiza el procedimiento de implante dental, sigue leyendo este artículo que hemos preparado. Debes saber que el proceso depende del tipo de implante y de la condición de la mandíbula. No obstante, toda cirugía tiene varias etapas y dura varios meses de recuperación.

Preparación antes del implante dental

Como los implantes dentales requieren uno o más procedimientos quirúrgicos, debe realizarse una evaluación exhaustiva antes de comenzar. La preparación incluye examen dental completo con radiografías y elaboración de modelos de tu boca y dientes.

El especialista indicará un plan de tratamiento adaptado a tu situación, que toma en cuenta la cantidad de dientes que se reemplazarán, la condición de la mandíbula y otros factores. El dolor se controla usando anestesia durante la cirugía, ya sea anestesia local, sedación o anestesia general.

Los pasos del implante dental

El procedimiento de implantes dentales por lo general constituye una cirugía ambulatoria que se completa en diferentes etapas, que se mencionan a continuación:

  • Se remueve el diente que está dañado.
  • Se prepara la mandíbula para la cirugía, mediante un proceso que puede implicar injertos óseos.
  • Cuando la mandíbula haya cicatrizado, el cirujano oral introduce el poste de metal del implante dental en su lugar.
  • Se entra a período de curación que se extiende por varios meses.
  • Luego el especialista coloca el pilar, una extensión de la inserción de metal del implante, seguido del nuevo diente artificial.

Este proceso total requiere varios meses desde el principio hasta el final, entre tres y nueve meses, incluso más. La mayoría de este tiempo será enfocado en la curación y la espera del crecimiento de hueso nuevo en la mandíbula.

En caso de necesitar injerto óseo

En algunos casos se requiere trasplantar una pequeña porción de hueso, que por lo general se extrae de la mandíbula superior o inferior, con el objetivo de darle una base sólida. Puede tardar hasta nueve meses en producir suficiente hueso nuevo que sostenga un implante dental.

Colocación del implante dental

Al colocar el implante dental, el cirujano hace un corte para abrir la encía y exponer el hueso. Los orificios se perforan en el hueso donde se colocará el poste de metal del implante. En el tiempo intermedio se puede usar un tipo de dentadura postiza parcial y temporal para tener una buena apariencia.

Mientras crece el hueso

Luego de introducir el poste metálico en la mandíbula, comienza la integración al hueso. La mandíbula crece y se une con la superficie del implante dental en un tiempo de hasta seis meses.

Colocación del pilar y la corona

Al terminar la integración a la mandíbula, es posible que se necesite una cirugía menor adicional para colocar el pilar, la pieza donde se unirá la corona. Posteriormente se espera que las encías sanen durante un par de semanas se coloca el nuevo diente con un aspecto real, que puede ser un implante removible o uno fijo.

Luego del procedimiento

Es normal que después de la cirugía haya hinchazón, moretones, dolor y sangrado menor, para los cuales existe tratamiento médico. La recuperación incluye una dieta con alimentos blandos.

La mayoría de los implantes dentales tienen éxito. Cuando el hueso no se fusiona lo suficiente, se retira el implante, se limpia el hueso y puede volver a intentarse en uno o dos meses.