Qué son los implantes anticonceptivos subdérmicos y cómo funcionan

Los implantes anticonceptivos subdérmicos o implantes subcutáneos representan uno de los abordajes o técnicas de planificación familiar más populares y cómodas en la actualidad, como alternativa a los métodos utilizados tradicionalmente por las mujeres en edad fértil.

Como su mismo nombre lo indica, es un implante que se coloca por debajo de la piel, cuyos efectos se extienden por un periodo que va entre tres y cinco años.

Es muy fino, flexible y más pequeño que un fósforo y libera diariamente cantidades de una hormona que impide la ovulación y también engrosa la mucosa cervical, para impedir el paso de los espermatozoides al útero y prevenir el embarazo.

Su efectividad es de 99% durante el primer año luego de la colocación, la cual disminuye levemente en los años siguientes.

Se trata de un método adecuado para todas las mujeres, desde las muy jóvenes, hasta un poco mayores. La edad recomendada para su colocación comprende entre los 15 y los 45 años, siempre y cuando no tenga una de cuatro contraindicaciones:

• Embarazo
• Problemas en el hígado
• Problemas cardiovasculares
• Cáncer.

Técnicas de aplicación del implante

A la paciente se le coloca anestesia local, pero en realidad el procedimiento y la molestia que genera es similar a cuando se coloca una inyección, por lo que se trata de algo bastante simple.

Luego de adormecer la zona bajo el brazo, el médico utiliza una herramienta especial para deslizar el implante debajo de la piel.

Los efectos secundarios de este método suelen ser muy poco frecuentes y cuando se manifiestan son de baja intensidad. Por ejemplo, algunas mujeres han experimentado leves molestias en el brazo, acompañadas con un pequeño morado que desaparece rápidamente.

Aunque puede aplicarse cualquier día del ciclo menstrual, lo recomendable es colocarlo los primeros días siete días después de la menstruación. El día de la colocación es recomendable el uso de otros métodos anticonceptivos si tiene relaciones sexuales.

Dependiendo de la presentación utilizada, los implantes anticonceptivos subdérmicos tienen un efecto de tres a cinco años. La presentación de una cápsula, libera hormonas por un periodo de tres años y la de cinco cápsulas que se extiende por cinco años.

Ventajas de los implantes subdérmicos

En comparación con los métodos anticonceptivos tradicionales, las ventas de los implantes subdérmicos, que se colocan debajo del brazo, incluyen:

• Es un método seguro y eficaz en un alto porcentaje
• Ofrece protección de manera continua y duradera
• No afecta de ninguna manera la rutina diaria de la mujer
• No tiene efectos sobre la fertilidad una vez que es retirado
• Disminuye los dolores menstruales y la anemia.

Pero, así como tiene ventajas, el implante anticonceptivo subcutáneo también tiene sus desventajas, como por ejemplo:

• No es efectivo para proteger contra enfermedades de transmisión sexual
• Existen algunas contraindicaciones para su uso
• Puede generar infecciones locales o dermatosis en el área donde se coloca
• Es posible que produzca náuseas y mareos en la paciente
• Está asociado a dolores de cabeza o molestias en las mamas
• Puede provocar aumento de peso y sangrado menstrual irregular
• La efectividad en mujeres con sobrepeso -más de 70 kilos- es menor.

Una recomendación que debe tomarse al pie de la letra es que sea el especialistas quien ayude a decidir si utilizar este método o no, pues se trata de un abordaje hormonal con riesgos y contraindicaciones.

Asimismo, debe ser el médico el que coloque el implante en el consultorio y con las normas higiénicas necesarias. Aunque es un método a largo plazo, la revisión del ginecólogo debe ser anual, para verificar que funcione correctamente o no esté roto.

Califica este artículo:

0/50 votos