3 infecciones oportunistas frecuentes en personas con HIV/SIDA

Cuando una infección se presenta en el cuerpo, los linfocitos responden luchando contra ella. Estos linfocitos incluyen células B y células T. Cuando alguien presenta HIV, esta condición hace que ciertas células T mueran. Esto tiene como consecuencia un debilitamiento en la lucha contra nuevas infecciones oportunistas.

Cuando infecciones graves se presentan en el cuerpo y el número de células T disminuye hasta cierto nivel, una persona puede es diagnosticada con SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida)

Las infecciones oportunistas son las que más hay que prevenir cuando alguien presenta SIDA ya que las mismas pueden tomar ventaja del sistema inmunológico débil y causar graves daños. La mejor forma de prevenir estas enfermedades es con una serie de medicaciones y tratamientos.

Existen dos tipos de infecciones oportunistas: las sistémicas y las localizadas. Las primeras suelen afectar el cuerpo entero, mientras que las últimas tienden a afectar sólo una parte.

La importancia de las células CD4

El conteo de CD4 o células T determina el nivel de riesgo de contraer infecciones oportunistas. Cuando más bajo sea el nivel de éstas, mayor es el riesgo.

Se estima que un nivel saludable de CD4 está dentro de 500 a 1.000 células / mm3. Si ese nivel baja a 350 células / mm3, deberías hablar con médico para evaular un tratamiento y mejorar el nivel saludable. El diagnóstico de SIDA se realiza cuando los niveles de CD4 a 200 células / mm3 o incluso menos.

Aquí veremos 3 infecciones oportunistas en pacientes con SIDA. Atención: no están en orden de gravedad ni de importancia (las 3 son graves y deben prevenirse y tratarse lo antes posible).

Infección oportunista #1: Candidiasis

La candidiasis es una infección muy común que se suele ver en pacientes con niveles de CD4 entre 200 y 500 / mm3. Los síntomas más comunes son las manchas blancas sobre la lengua o la gargante. Esta infección se puede tratar con drogas anti-hongos. Los enjuagues bucales y la higiene oral pueden ayudar a prevenirla.

Infección oportunista #2: Neumocistosis

Estas infecciones son de las más serias en pacientes con HIV. En muchos casos la neumocistosis es una infección de los pulmones que puede provocar la muerte en pacientes con sistema inmunológico muy debilitado. La buena noticia es que puede ser tratada con antibióticos. Entre los síntomas encontramos: tos, fiebre, dificultad para respirar. El tratamiento debe empezar lo antes posible para maximizar la posibilidad de cura y recuperación.

Infección oportunista #3: Criptococosis

La infección conocida como criptococosis se provocar por un hongo que suele estar presente en la tierra. Muchas veces esta infección se centra en los pulmones, aunque suele expandirse a otras partes del cuerpo. Si el cerebro se infecta, la condición se llama meningitis criptocócica. Los pacientes con HIV y con un nivel de CD4 menor a 100 suelen ser vulnerables a esta infección. Cuanto más bajo sea el nivel de CD4 / mm3, mayor posibilidades tiene la infección de expandirse por todo el cuerpo.

Califica este artículo:

0/50 votos