Lipoescultura vibratoria: todo lo que tienes que saber

Entre los métodos más difundidos para la modelación estética de glúteos, caderas y abdomen se hace énfasis en la lipoescultura. A lo largo de las últimas décadas, los avances tecnológicos han permitido la creación de nuevos métodos para llevar a cabo este procedimiento de un modo seguro que no pierda su tradicional eficacia.

En este sentido, las técnicas de lipoescultura vibratoria se asocian con un resultado tan exitoso como la tradicional liposucción con ultrasonidos; sin embargo, el riesgo de lesiones y hematomas es mucho más reducido y la velocidad de la técnica parece muy superior.

El equipamiento fundamental de la lipoescultura vibratoria consiste en un dispositivo que incluye tanto la cánula de succión como un extremo capaz de emitir pequeñas ondas de choque.

Por lo tanto, la vibración generada por el equipo se transmite hacia los planos más profundos que se encuentran por debajo del nivel de la piel. Estas ondas disgregan las áreas más consolidadas del tejido graso, provocando su licuefacción con mínimo efecto traumático. A continuación, la cánula permite su succión de forma apenas invasiva y asegura la eliminación de estas acumulaciones de adiposidad localizada.


Así, se propone a esta forma de lipoescultura como el método más adecuado en presencia de acúmulos endurecidos de tejido, como ocurre en procesos cicatrizales o en las secuelas de la aplicación intramuscular de medicamentos.

Del mismo modo, el esfuerzo del profesional se reduce y se optimizan de manera destacada los tiempos del procedimiento, con la posibilidad de reducir el número total de sesiones. Las cicatrices asociadas con el procedimiento de lipoescultura vibratoria son virtualmente imperceptibles, por lo que el resultado final resulta superlativo.

Por otra parte, dado que se evita la aplicación de ultrasonido o de calor directo, la probabilidad de lesiones térmicas de la propia piel o de los tejidos profundos puede considerarse despreciable.

Debe destacarse que la lipoescultura vibratoria no es un método apropiado en aquellas personas que utilizan marcapasos, dado que puede modificar en forma ocasional la frecuencia de programación y originar consecuencias no deseadas. En cambio, en sí misma esta técnica se considera altamente segura en pacientes de todas las edades, con la posibilidad de lograr resultados excelentes y duraderos.

Imágenes: 1, 2

Califica este artículo:

0/50 votos