¿Es segura la mamoplastía de aumento?

La mamoplastía de aumento se considera en la actualidad uno de los procedimientos de cirugía estética más realizados en todo el mundo, así como una de las técnicas más seguras en el ámbito de la medicina del embellecimiento.

Las técnicas actuales se asocian con un alto índice de eficacia, así como con elevados niveles de satisfacción en las pacientes en las cuales se llevan a cabo las mamoplastias.

En efecto, estas cirugías deben estar precedidas por una cuidadosa etapa de evaluación, en la cual se efectúa un examen minucioso de la contextura física de la mujer, en especial en términos de la estabilidad de la columna torácica. Una vez superada esta fase de recomendaciones, se elige de común acuerdo el tamaño conveniente y deseado del aumento del volumen mamario.

La mayor parte de las prótesis están constituidas por siliconas blandas de bajo poder alergénico. Estas cirugías son breves, técnicamente simples y no requieren de profilaxis prolongadas con antibióticos.

Se prefiere el uso de anestésicos de bajo grado, siendo el llamado “apoyo anestésico” la modalidad más habitual, dado que se asocia con muy bajo nivel de sedación y muy rápida recuperación.

Es importante señalar que el incremento del volumen se hace a expensas de los tejidos de soporte de la mama, por lo cual la glándula mamaria no se ve afectada en su estructura y en su función.

De esta manera, no existe ninguna contraindicación para la lactancia materna en estas pacientes. Así, las mamoplastias de aumento representan un recurso útil, sencillo y veloz en términos de la cirugía de embellecimiento femenino.

Los costos se han reducido en función de la mayor cantidad de profesionales en condiciones de efectuar la cirugía y del abaratamiento de las prótesis en todo el mundo. Por lo tanto, se trata de una técnica que, en nuestros días, se encuentra ampliamente disponible.

Imágenes: 1, 2

Califica este artículo:

0/50 votos