Comienza a meditar desde casa hoy mismo con este método

Meditar es fácil, si sabes cómo hacerlo. Mucha gente se complica porque piensa que la meditación es una ciencia complicada. Pero nada está más lejos de la realidad que esa afirmación.

Hoy compartiremos contigo 7 trucos para que puedas meditar fácilmente desde tu casa. Síguelos y estarás meditando inmediatamente. ¡A que no te imaginabas que podía ser tan fácil.

Guía para empezar a meditar ahora mismo en casa

Siéntate por dos minutos: aunque parezca ridículamente fácil, intenta meditar por dos minutos. Es una cantidad de tiempo perfecta. Empieza meditando dos minutos por día, durane una semana. Si todo sale bien, intenta incrementar la cantidad de tiempo de a poco. En unas semanas estarás meditando 10 minutos por día.

Que sea lo primer que hagas en el día: es fácil decir que vas a meditar todos los días, pero es más fácil si te comprometes a hacerlo, y si conviertes a esta práctica en una priordidad. Guarda una nota que te recuerde meditar durante cada mañana, e intenta respetarla. En pocos días se habrá convertido en hábito.

No te fijes cómo hacerlo, sólo házlo: la mayoría de las personas se preocupa por cómo hay que sentarse, qué almohada hay que usar. Todo esto es accesorio, y no es tan importante al principio. Lo importante es empezar. Puedes comenzar meditando sentado en la cama, o incluso en una silla. Lo importante es estar cómodo y en un lugar alejado de distracciones.

Cuenta tu respiración: una vez que estés sentado, empieza contando tu respiración. Presta atención cada vez que entra el aire, y cada vez que salga. ¿Cómo te sientes? Siente todo el trayecto del aire: desde tu nariz hacia tus pulmones. Cuenta hasta diez tu respiración y vuelve a empezar cuando llegues a ese número.

¿Te distraes? ¡Vuelve! Tu mente se irá por las ramas, eso es normal. No tienes por qué preocuparte. Cuando sientas que estás pensando en otras cosas, intenta enfocarte nuevamente en tu respiración. Empieza contando desde “uno” y llega hasta diez nuevamente. Al principio te frustrarás, pero con el tiempo verás como te distraes cada vez menos. La práctica hace la excelencia.

No te preocupes por hacerlo mal: seguramente te preocupes por estar haciéndolo mal. Simplemente no le hagas caso a tu mente y síguelo haciendo. Lo importante es dedicarle a la meditación el tiempo que se merece y practicarla. ¿Te sientes feliz meditando? Entonces sigue haciéndolo.

No te preocupes por “vaciar tu mente”: muchas personas piensan que la meditación se trata de vaciar el cerebro o dejar de pensar. Esto puede pasar a veces, pero no es el objetivo de la meditación. El objetivo es encontrar un monento en el cual puedas dejar tu mente volar.

¿Estás preparado para empezar a meditar desde tu casa?

¡Empieza ahora mismo!

Califica este artículo:

0/50 votos