Todo lo que tienes que saber sobre la mesoterapia virtual

La mesoterapia virtual, conocida con el término técnico de electroporación, constituye una alternativa no invasiva que permite sustituir a la mesoterapia clásica y evitar así el dolor asociado con el procedimiento.

La electroporación consiste en la aplicación de pulsos de ondas de radiofrecuencia por el objetivo de facilitar el ingreso de ciertas sustancias a los planos más profundos de la piel. De este modo, se intenta estimular la penetración de algunos fármacos a partir de la epidermis para que alcancen los tejidos subyacentes.

En este aspecto, la técnica coincide en sus principios y naturaleza con la mesoterapia clásica, pero, a diferencia de este recurso de la medicina estética, no se requiere el uso de microagujas, por lo cual no se desencadena dolor de ninguna especie y la posibilidad de complicaciones se reduce de manera destacada.

La mesoterapia virtual se fundamenta en que la energía desencadena por los trenes de ondas de radiofrecuencia pueden modificar la permeabilidad selectiva que caracteriza a las membranas de las células que forman los tejidos profundos de la piel. De esta manera, los canales integrados a esas membranas se abren y se facilita el ingreso de los fármacos administrados.

Por lo tanto, es posible la aplicación de la técnica en distintas áreas de la anatomía, incluido el rostro y otras zonas de piel particularmente más delgada. El aumento de la actividad biológica de las células se traduce no sólo en la reducción de los tejidos celulíticos, sino en una sensación de bienestar, fruto de la disminución del volumen local y del estímulo de la circulación y de la síntesis de proteinas.

Sobre la región facial, la mesoterapia virtual es un recurso de gran interés para la terapia de las discromías (zonas de cambios de color o manchas), la flaccidez (incluidas las arrugas y las estrías no pigmentadas), las consecuencia de fotoenvejecimiento, la caída o debilidad de los párpados y las áreas de secuelas de distintos procesos destructivos, como el acné.

Para regiones anatómicas de mayor superficie, como los miembros superiores, los muslos, el abdomen y los glúteos, esta estrategia de tratamiento es aplicable para la reafirmación de tejidos debilitados y la tonificación de los músculos superficiales y profundos. Se postula su utilización en la eliminación de cicatrices e incluso en la terapia estética de los queloides, ya que la piel adopta un aspecto suave y más terso en los sectores de aplicación.

La mesoterapia virtual puede optimizarse mediante la exfoliación previa de la superficie cutánea, con lo cual se reduce la capa externa de la piel (estrato córneo) y se facilita aún más la llegada de los fármacos. La dermoabrasión es, en este sentido, la opción más recomendada por la mayor parte de los expertos.

En consecuencia, los beneficios de la mesoterapia virtual superan el aspecto estético y se correlacionan también con sus ventajas sobre la actividad metabólica, el tono muscular, la circulación de la sangre y el sistema inmune. Por lo tanto, se la recomienda de forma enfática en comparación con otras modalidades destinadas al embellecimiento corporal.

Imágenes: 1, 2, 3

Califica este artículo:

0/50 votos