Por qué la natación es el mejor ejercicio físico que puedes hacer

La natación es el ejercicio por excelencia que permite que todo nuestro organismo funcione. Desde la cabeza hasta los pies, un aproximado de 650 músculos se ejercitan de manera simultánea cada vez que alguien se sumerge y comienza a nadar.

Es el deporte más completo debido que no solo se enfoca en una o dos extremidades; la natación permite entrenar el tronco, los brazos y las piernas, disminuyendo el riesgo de lesiones por el contacto con el agua, mejorando la postura corporal debido al constante movimiento de la columna y ayudando a perder peso mientras se disfruta.

Sin embargo, como ejercicio no solo ayuda a nivel muscular. La natación es una eficaz herramienta que colabora en nuestro desarrollo psicomotriz; es decir, educa a la mente en el control del cuerpo porque el ejercicio lo amerita. Esta es la razón por la cual nadar ayuda a las personas ansiosas y elimina el estrés acumulado por el día a día.

Lo mejor de la natación: es para todos

Más allá de las ventajas que ofrece en el organismo, uno de los principales beneficios de la natación es que puede ser practicada por todos. Desde niños pequeños hasta adultos mayores, nadar colabora según las necesidades y los requerimientos de quien lo practique.

Por tratarse de un ejercicio que no necesita del trabajo en equipo, aunque no lo descarte, la natación ayuda a los niños en crecimiento. Al entrar en una piscina y entrenar por sí mismos, los pequeños podrán desarrollar un sentido de independencia que los ayudará a desarrollar mayor seguridad.

La natación también es saludable para las personas de la tercera edad. Una de las razones más importantes es el control del ritmo cardiaco; la sensación de estar acostado, la cual se adquiere en el agua, disminuye la presión sanguínea y regula los latidos del corazón.

Otro motivo es la atención a las lesiones que aumentan con el paso de los años porque los músculos se debilitan: el contacto con el agua genera relajación y ayuda al proceso de curación siguiendo una rutina diaria de terapias.

La mejor rutina para obtener resultados

A estas alturas es importante conocer un requisito necesario para la natación: como todo ejercicio, los beneficios que se adquieran dependerán de la rutina que cada quien establezca para su práctica.

Lo recomendable es hacerlo tres veces a la semana durante media hora. Implementar esto ayuda ver resultados positivos en nuestro esfuerzo diario. Por ejemplo, en el trabajo la mente estará más relajada debido a que nadando se liberan tensiones y se combate el estrés.

En el caso de las personas que sufren de problemas para dormir, la natación en horas nocturnas es un gran alivio. Así como el cuerpo se cansa, la mente también, lo que permite que al acostarse sea mucho más fácil conciliar el sueño de manera profunda. Es también una ayuda para los niños hiperactivos

Recomendaciones generales

Hay una serie de recomendaciones útiles para que el ejercicio sea más eficaz. Una de ellas es calentar un poco antes de entrar a nadar. Si bien en el agua hay una sensación de ingravidez, lo que disminuye el riesgo de golpes que generen fracturas o lesiones, sí son comunes los calambres.

Otro aspecto importante es mantenerse hidratado. Aunque parezca extraño, es necesario tomar líquidos mientras se nada. Hay que recordar que el cuerpo suda mientras se ejercita; en una piscina es difícil verlo porque se diluye con el agua.

El último punto es recordar que si bien la natación ayuda en la pérdida de peso, no es el ejercicio más adecuado para ganar musculatura. Debido al medio en el que se realiza, el cuerpo no se esfuerza tanto para ello, aunque lo haga de manera completa.

Califica este artículo:

0/50 votos