Qué es la otoplastia y quiénes se la pueden realizar

La otoplastia es un procedimiento de cirugía estética en el cual se efectúa la corrección de la apariencia de los pabellones auriculares.

Las técnicas actuales se llevan a cabo en especial en pacientes pediátricos, aunque se recomienda no concretar otoplastias en los niños menores de 7 años, en quienes no se ha completado aún el desarrollo de ambas orejas.

En pequeños de mayor edad, este procedimiento quirúrgico es un recurso eficaz para la reducción de pabellones auriculares desproporcionadamente grandes para el contorno del rostro.

De la misma manera, con estos métodos es posible modificar las irregularidades de las orejas, los pabellones auriculares prominentes o la presencia de diferentes malformaciones congénitas.

Mientras que los adolescentes y adultos sometidos a otoplastia pueden operarse con anestesia local o regional, es prudente ofrecer el apoyo anestésico o incluso la anestesia general para los niños de corta edad, para evitar complicaciones relacionadas con movimientos involuntarios.

La cirugía no suele prolongarse más allá de las 3 horas, si bien los resultados estéticos definitivos se aprecian después de varias semanas, cuando ha concluido el proceso de inflamación postoperatoria que es habitual en estos casos.

Dado que se trata de procedimientos estéticos sobre las estructuras externas, la otoplastía no puede deteriorar o mejorar la capacidad auditiva. Con ese objeto existen otras técnicas quirúrgicas, entre las que se destaca, para casos seleccionados, el implante coclear.

Así, la corrección estética del pabellón auricular (otoplastia) puede mejorar de manera destacada la autopercepción y la calidad de vida de niños, adolescentes y adultos.

Imágenes: 1

Califica este artículo:

0/50 votos