Pérdida del deseo sexual: Por qué ocurre y cómo solucionarlo

La mayoría de las personas experimenta en algún punto de su vida la pérdida del deseo sexual. Por suerte hay profesionales que pueden ayudarte a pasar el momento, incluyendo terapeutas sexuales y consejeros que te colaboran en manejar este tema. Igualmente los problemas que aquejan a las mujeres no son los mismos que los hombres y te lo contaremos.

Principales problemas sexuales de las mujeres

El 40% de las mujeres informaron que tienen poco o ningún deseo de tener relaciones sexuales incluso si están en pareja. Esta disfunción sexual es una de las principales causas y la otra es ser preorgásmico, es decir no alcanzar el orgamos. Te detallaremos a continuación estos ambos problemas.

1. Pérdida del deseo sexual

La falta de deseo sexual está acompañada de discusiones con tu pareja o falta de tiempo. Pero esta situación lo que produce es un círculo en donde se discute por eso entonces no se termina teniendo sexo y así. Son varios los factores que pueden provocar esta pérdida, los más comunes son:

Problemas con la imagen del cuerpo

Mirarte al espejo y no verte atractiva puede provocar que no tengas ganas de desnudarte. El autoestima baja esta ligada a la pérdida de deseo sexual.

Conflictos en la pareja

Pelear con tu pareja sobre los hijos, las tareas del hogar o el dinero puede provocar mal humor y por ende, falta de deseo sexual.

Pareja sexual mala

Las relaciones sexuales insatisfactorias son a menudo el por qué de la pérdida de deseo. Mientras más mal sexo tengas, menos ganas de tenerlo tendrás. Habla con tu pareja sobre esto y dile tus gustos y preferencias en la cama.

Condiciones médicas

Algunas condiciones médicas pueden afectar tu deseo sexual. La depresión por ejemplo se trata con medicamentos que inhiben la producción de serotonina y esto provoca que se pierda el deseo sexual o que llegar al orgasmo sea casi imposible.

¿Qué puedo hacer?

Primero intentar encontrar el por qué de la cuestión, ya sea con tu psicólogo o médico en caso de que sea algo médico. Después entender que tu cuerpo reacciona al tacto. Date tiempo y explora tus zonas de placer y la capacidad que tienes de experimentarlo.

2. Ser preorgásmico

Esta condición le dificulta a las mujeres la posibilidad de alcanzar el orgasmo, sola o con un compañero. Las posibles causas de esta condición incluyen una educación sexual represiva, abuso sexual o desconocimiento total del cuerpo y del sexo.

Generalmente el paso a seguir es buscar un profesional que te ayude a identificar la causa y brindarte soluciones. Las mujeres que pueden alcanzar el climax solas pero no con una pareja, deberían considerar que quizás algún medicamento pueda estar provocando eso.

Otros problemas pueden ser:

  • Falta de confianza
  • Miedo a la intimidad
  • Incapacidad de dejarse llevar en la cama
  • Historial de orgasmos falsos
  • Compañero sexual con mal rendimiento
  • Mala comunicación con tu pareja sexual

Principales problemas sexuales de los hombres

Los hombres también se pueden ver afectados por la falta de deseo sexual. Muchas de las causas y posibles soluciones son las mismas que para las mujeres.

La eyaculación precoz es otro problema que aqueja a los hombres. Esto sucede cuando el hombre eyacula antes de tiempo y sucede generalmente en hombres menores de 40. El otro problema que pueden padecer es la disfunción eréctil, es decir que no logres tener una erección. Este último problema se puede resolver con medicación. En cuanto a la eyaculación precoz, puede tener varias razones, aquí algunas:

Los hombres pueden buscar una liberación rápida mediante la masturbación y esto se puede volver un hábito. Si estás pendiente de complacer a tu pareja en la cama y sientes la presión de fallar, puede que no seas capaz de controlar la eyaculación. Esto puede ser una problemática complicada si has tenido una primera experiencia fallida, ya que tu preocupación tendrá un doble peso de que eso no vuelva a suceder.

¿Qué puedes hacer?

La mejor forma de resolver el problema de la eyaculación precoz es aprender a controlar la conducta. Entender que sucede en tu cabeza y cuerpo te ayudará a reducir la velocidad en la que llegas al orgasmo.

Un médico también podría ayudarte, mediante medicación, a retrasar el orgasmo. En hombres y en mujeres es importante saber que el sexo no solo se trata de tener relaciones sexuales sino de construir una conexión íntima con un otro.