Descubre por qué salen las hemorroides internas y cómo curarlas

A veces resultan más molestas, otras pasan desapercibidas, pero en todos los casos las hemorroides se hacen sentir y son un problema para tu salud. No es algo grave aunque siempre es mejor estar sana.

Las venas inflamadas o dilatas en la parte terminal del tracto digestivo, generan que los tejidos se hinche. Eso son las hemorroides. Y muchas veces son demasiado molestas. Si sufres este problema, no te preocupes es algo normal y tiene solución. En este artículo te contaremos por qué salen y cómo hacer para curarlas.

2 tipos de hemorroides

Existen dos tipos de hemorroides: las externas, que se producen cuando la inflamación de las venas se da en el ano, y las internas, que se forman cuando eso sucede en el recto.

Estas últimas, en muchas ocasiones no presentan síntomas. No te darás cuentas de que algo está sucediendo, sin embargo pueden alterar tus deposiciones o causar algunas molestias. De ellas hablaremos en las próximas líneas

¿Qué son las hemorroides internas?

Las hemorroides internas son una inflamación en las venas y/o arterias que se encuentran en el recto por el estancamiento de la sangre.

¿Por qué ocurre esto?

La parte final del tracto digestivo, como el resto del cuerpo, está vascularizado por venas y arteria, pero éstas no poseen válvulas que impiden el estancamiento de la sangre. Algo que si sucede en el otras partes del organismo.

Cualquier aumento de la presión en esas venas propicia su congestión y se forman las hemorroides. El aumento de presión de las venas y arterías hemorroidales, en el recto, se produce por diferentes razones, por ejemplo:

  • Constipación intestinal. Un estreñimiento crónico o duradero es una de las principales causas de hemorroides internas.
  • Esfuerzo para evacuar. Relacionado con el punto anterior, por la sequedad intestinal, a veces realizas más fuerza de la debida en tus deposiciones y eso puede dañar los tejidos.
  • Diarrea crónica. También una mayor frecuencia, fluidez y volumen de tus deposiciones, puede causar inflamaciones en las venas hemorroidales.
  • Permanecer demasiado tiempo en el inodoro. El diseño del retrete no es el ideal para evitar las hemorroides. Quedarse sentado más tiempo del necesario, puede ser un problema.
  • Obesidad.
  • Contener la necesidad. Retener heces con frecuencia es un problema para el organismo pues todos los órganos comienzan a hacer una esfuerzo mayor, que puede causar hemorroides internas.
  • Embarazo. Tu cuerpo sufre una serie de cambios mientras estás en la dulce espera, que pueden afectar la parte final del recto.

  • Antecedes familiares o genéticos.
  • Sexo anal.
  • Tabaquismo.
  • Cirrosis e hipertensión portal.

¿Cuántos tipos de hemorroides existen?

Existen cuatro tipo de hemorroides internas, que se diferencian en su sintomatología, ubicación y causa. Ellos son:

I-  Aquellas que no prolapsan a través del ano y por lo tanto no son visibles. Quedan en la zona del recto y pueden causar molestias o sangrado durante las deposiciones.

II- Aquellas que sí prolapsan a través del ano durante la evacuación y luego vuelven a su posición natural de manera espontánea. Son un tipo que suele pasar desapercibido.

III- Aquellas que prolapsan a través del ano y su reducción sólo se logra manualmente. Pueden ser muy dolorosas, pues la inflamación de la venas puede quedar comprimida.

IV- Aquellas que están prolapsadas a través del ano, son visibles y no se las puede reducir fácilmente.

¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides internas?

Uno de los primeros síntomas puede ser la aparición de dolor o molestias en la zona del recto. También la presencia de sangre durante las deposiciones o el limpiado, puede ser un señal de hemorroides internas.

En algunos casos puede que aparezca una especie de globo en la piel del ano. Esto resulta un poco doloroso y puede generar incomodidad en algunas posiciones. Por último, la sensación de picazón o ardor en esa parte del cuerpo es otro llamado de alerta.

¿Cómo curarlas?

Siempre que mantengas una alimentación saludable, hagas un poco de ejercicio y no permanezcas demasiado tiempo sentado en el inodoro, no tendrás problemas. Además, con una dieta variada evitarás que tu organismo tenga alteraciones como el estreñimiento o la diarrea.

Si ya tienes hemorroides, no te preocupes, puedes utilizar algunos de estos tratamientos caseros y olvidarte del problema:

  • Cremas corticosteroides o para hemorroides de venta libre, que aliviarán el dolor y disminuirán la hinchazón.
  • Ablandadores de heces, que ayudan a reducir el esfuerzo y el estreñimiento.
  • Una baño con agua tibia y jabón. Sólo debes sumergir tu ano durante 10 minutos algunas veces por días y eso aliviará las molestias.
  • Aplicar hielo si la hinchazón es muy abundante.
  • Evita consumir café, ácidos, chocolate, picantes y alcohol. Además procura no excederte con la sal y las especias en tus comidas.
  • Si sientes picazón, no intentes rascarte pues generarás una irritación mayor.
  • En caso de que el problema persista o se agudice visita a un especialista.

Las hemorroides internas son un problema común, que está relacionado con tu alimentación y tus hábitos. Mantén una dieta saludable (incorpora muchas fibras en tus comidas), haz un poco de ejercicio y escucha a tu organismo.

Además trata de tener hábitos saludables cuando visites el baño, no contengas tus ganas, no estés demasiado tiempo sentada en el inodoro y podrás olvidarte de este malestar y recuperar la sonrisa.

 

Califica este artículo:

0/50 votos