Las mejores posiciones sexuales para alcanzar el orgasmo

El sexo es un asunto de placer. No debería estresarte o frustrarte su práctica; por el contrario, lo mejor es entregarte al juego de la seducción hasta que el acto te lleve al clímax y disfrutes plenamente el momento eligiendo las mejores posiciones sexuales.

Quizás uno de los aspectos que más te preocupa es precisamente llegar al orgasmo o elevar a tu pareja a ese grado de satisfacción. En lugar de romperte la cabeza pensando si lo haces bien o no, concéntrate en estimular a la persona hasta que exploten sus sensaciones. Veras que tú también lo gozarás.

Estimular el clítoris o empezar con sexo oral, así como el jugueteo previo, calentarán el ambiente para dar paso a la acción.

10 diez mejores posiciones sexuales

Esa efervescencia de emociones podría aumentar si ayudamos un poco con ciertas posturas que favorecerán la relación sexual, especialmente si eres uno de los que les cuesta llegar al orgasmo.

Tampoco es cuestión de aprenderse completamente el Kamasutra, pero sí de tener bajo la manga algunos trucos.

No te quedes sin sentir un orgasmo. Conoce estas diez posiciones para llegar al clímax y experimentar otro nivel de placer.

El clásico misionero: siempre funciona, porque ambos cuerpos están súper cercanos y cuando la pubis del hombre roza tu clítoris, empieza la fiesta de sensaciones.

La mariposa: el roce durante esta posición es más excitante. El hombre se sienta y tú sobre él, aprovechando para menear tus caderas y aumentar la fricción, por ende también la emoción.

Tobillos arriba: es perfecta para penetrar mejor y alcanzar puntos claves. Eleva y descansa los tobillos en los hombros de tu pareja, exponiendo más tu vulva. Inténtalo y comprueba sus resultados.

El delfín: Con esta el orgasmo es más rápido en todos los sentidos; es decir, llegamos pronto a éste, pero también acaba casi de inmediato. La mujer está acostada en la cama, apoyando los hombros y cabeza, mientras el hombre se posiciona entre sus rodillas y abraza sus caderas con las manos levantándola un poco, en tanto la penetra suavemente.

La carretilla: el hombre se coloca entre las piernas de la mujer y alza las caderas de esta para penetrarla, mientras ella está boca abajo en la cama, con las caderas preferiblemente a la altura del borde del colchón.

La fuerza aérea: no todo tiene que ser en la cama. Para esta postura la pareja está de pie, uno frente al otro. La dama abraza al hombre lo más fuerte que puede con las piernas; él la sostiene por la espalda o nalgas y proceden a la penetración.

La X: él, acostado de lado. Ella, boca arriba y pasando las piernas por encima de la cadera de él. Así el clítoris queda cerca de la mano y ambos pueden estimularlo.

Ascensión a la lujuria: volvemos con las posiciones de pie. El hombre se para y la mujer se deja alzar. Lo rodea con las piernas y coloca los pies sobre la cama, mueble o silla. Entonces inician los movimientos rápidos y profundos.

Alineamiento coital: indicada para conseguir el orgasmo. Empieza con un misionero, pero cuando te penetren pídele a tu pareja que suba un poco el cuerpo para que tu cabeza esté cerca de su pecho, al tiempo que su pubis roza con fuerza el clítoris. Completa rodeando sus muslos con tus piernas y el vaivén placentero.

El desafío: la mujer va con los pies en la silla, codos sosteniéndose en las rodillas y el torso doblado. El hombre la toma por la cintura, la penetra y se mueve de adelante hacia atrás, siempre manteniéndola sentada. Es todo un reto satisfactorio.