Qué son los probióticos y qué alimentos los poseen

Los probióticos son una serie de microorganismos que pueden ayudar al cuerpo humano si se consumen de manera adecuada. Se alojan en el sistema digestivo y forman parte del resto de bacterias que allí existen, y que facilitan todo el proceso de asimilación de nutrientes.

Siempre es importante diferenciarlos de los prebióticos, los cuales son alimentos que nuestro organismo no puede digerir, pero que sirven de energía a los probióticos y al resto de bacterias alojadas en los intestinos.

Por su parte, a los probióticos es posible conseguirlos en ciertas comidas y, de esta manera, añadirlos a la dieta diaria.

Conocerse a sí mismo

Antes de saber cómo ayudan los probióticos, es necesario conocer nuestro propio organismo.

El aparato digestivo es uno de los más importantes, pues en los intestinos se encuentran la mayoría de las células del sistema inmunológico.

Esto significa que, al momento de ser atacados por cualquier enfermedad, es nuestro aparato digestivo quien conforma la primera “línea de defensa” o ayuda para resistir el embate de los patógenos.

Toda esta relación del sistema digestivo con el resto del organismo causa que cualquier incomodidad en el primero absorba gran parte del segundo: el estrés, el consumo de antibióticos, algunos medicamentos y la mala alimentación resultan graves para nosotros.

Beneficios de los probióticos

Ahora bien, ¿cómo actúan los probióticos en el organismo? Al ingresar en nuestro organismo se alojan en los intestinos y forman parte del resto de la flora intestinal.

Su beneficio para la digestión radica en la ayuda a producir las enzimas y los jugos gástricos para acelerar la descomposición de los alimentos y el aprovechamiento de los nutrientes necesarios.

Otros beneficios son:

  • Fortalecen la flora intestinal.
  • Disminuye en colesterol malo (LDL), así como previenen el estreñimiento, las diarreas y los gases.
  • Previenen la enfermedad de Crohn así como evita cualquier tipo de cáncer colorrectal.
  • Mejoran la respuesta del sistema inmunológico.
  • Gracias a que la flora intestinal funciona correctamente, el peso de la persona se mantiene de manera adecuada.
  • Ayudan a sintetizar vitaminas y el resto de los nutrientes requeridos.
  • Evitan la aparición de infecciones urinarias que afectan a la mujer.

¿Dónde están los probióticos?

Yogurt natural o blanco: es el más común y solicitado alimento que contiene probióticos. Esto se debe al proceso de fermentación del que se necesita para conseguir el producto final. El yogurt debe ser natural, sin azúcar u otros aditivos.

Suero de mantequilla: el suero natural de mantequilla, así como otros lácteos contienen muchos probióticos.

Quesos blandos: el mozzarella, cheddar o gouda son los ideales. Si la leche con la que se prepara es de oveja o cabra, resulta mejor.

Chocolate negro: en ocasiones, los probióticos aparecen más en el chocolate negro que en los lácteos. Ayudan a evitar inflamaciones causadas por gases.

Kéfir: es leche fermentada que  puede consumirse líquida o en gránulos; es uno de los poseen más probióticos.

Chucrut: así se llama al repollo o col fermentada con leche. Es un plato proveniente del centro de Europa.

Aceitunas y pepinillos encurtidos: la fermentación por salmuera ayuda a la aparición de probióticos. Los microorganismos se fijan a los alimentos y así son más fáciles comerlos.

Té de Kombucha: es una bebida fermentada la cual contiene una gran cantidad de probióticos. Hoy en día es posible comprarlo listo en tiendas.

Natto: es un plato hecho a base de la fermentación de hojas de soja. Es de origen japonés y se suele comer acompañado de arroz.

Tempeh: también está hecho tras la fermentación de la soja, pero este se come en forma de pastel. Para los veganos es un perfecto sustituto de la carne por la gran cantidad de proteínas.

Kimchi: es parecido al Chucrut. Se realiza con la col china, la cual se fermenta dos veces para obtener un sabor más agradable. Es de origen coriano.

Miso: es un condimento del cual se produce una pasta. Está hecha con soja, hongos y sal marina. La sopa de Miso es un alimento con alto porcentaje de probióticos.

Califica este artículo:

0/50 votos