Cómo los probióticos nos ayudan con los problemas digestivos

La hinchazón, los gases o el estreñimiento ¿son parte de tu vida cotidiana? Si tu respuesta es sí, entonces es hora de considerar incluir probióticos a tu vida.

Los priobióticos son capaces de ayudarte a resolver los problemas digestivos y aliviar los dolores de estómago. ¡Sigue leyendo para saber más!

Cómo funciona el sistema gastrointestinal

Para entender el funcionamiento de los probióticos, es importante conocer el intestino y del sistema gastrointestinal más grande. Los intestinos se encuentran llenos de bacterias, real, millones de bacterias. Y a su vez ellas vienen de dos formas: las buenas y las malas.

Los dos tipos de bacterias ayudan a digerir y procesar la comida. Teniendo la cantidad justa de bacterias “buenas”, el sistema intestinal se encuentra sano y funciona correctamente. Teniendo abundantes bacterias malas, se puede tener diferentes condiciones médicas como:

  • Colitis ulcerosa
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Cáncer de colon
  • Enfermedad de Crohn

Ya hemos escuchado hablar del término “flora intestinal”. Este término se usa para referirnos al equilibrio que hay entre bacterias buenas y malas y los microorganismos. Cuando tu flora está en equilibrio, tu estómago e intestino funcionan correctamente.

¿Qué son los probióticos?

Cómo su palabra lo indica, son “pro-vida”, es decir que son una saludable y beneficiosa fuente de bacterias. Ellos ayudan a mantener regulada y balanceada la flora intestinal.

Los probióticos son lo contrario a los prebióticos. Ellos son carbohidratos no digestivos que actúan como el “alimento” de los probióticos. Esencialmente los probióticos necesitan de los prebióticos para vivir y desarrollarse. Trabajan juntos para asegurar un intestino saludable.

Con qué ayudan los probióticos

Diversos estudios han descubierto que los probióticos tienen beneficios saludables que incluyen:

  • Ayuda a digerir la comida
  • Asiste en la absorción de nutrientes
  • Regula la flora intestinal
  • Ayudan a perder peso
  • Previene cierto tipos de cáncer, especialmente el de colon
  • Impulsa al sistema inmunológico
  • Ayuda a mejorar las condiciones de la piel

Cuáles son las mejores fuentes naturales de probióticos

Podemos encontrarlos naturalmente en algunas comidas. Seas o no consciente, es probable que tu dieta los incluya.

Algunas comidas ricas en probióticos son:

Yogurt: Una de las mejores fuentes de probióticos. Pero debes chequear los niveles que tiene y que estén “vivos y activos” para disfrutar de los beneficios.

Kefir: Es una especie de leche fermentada que sólo se consigue en algunos países.

Masa fermentada: Se hace con una base de levadura, este tipo de bacteria llamada lactobacillus le dan un sabor distinto a tu pan y muchos beneficios para tu cuerpo.

Miso: Es un condimento hecho de fermentado de soja con otros ingredientes naturales. Es un probiótico muy presente en la comida asiática.

Chucrut: Sus ingredientes principales son el repollo y la sal. El repollo se deja asentar varios días o meses lo que ayuda al proceso de fermentación.

Kimchi: Es también un repollo de origen coreano y se trabaja igual que el chucrut.

Tempeh: Los vegetarianos lo consumen mucho ya que es el sustituto de la carne roja a partir de soja fermentada. Gran fuente de proteína, fibra y magnesio.

Se ha vuelto tendencia agregar los probióticos a los alimentos, y si bien esto no está mal, es mejor ingerirlos de forma natural.

Califica este artículo:

0/50 votos