Todas las propiedades para la salud del aceite de bergamota

El aceite de bergamota está lleno de beneficios. Se lo conoce por tener propiedades anti-depresivas, estimulantes, antibióticas e incluso desinfectantes. Pero además funciona como analgésico e incluso nos ayuda a digerir mejor la comida.

¿No conoces todos sus beneficios? Sigue leyendo, porque hoy los repasaremos.

Es antidepresivo y estimulante

Algunos componentes del aceite de bergamota son anti-depresivo y estimulantes por naturaleza. Los mismos se encargan de crear síntomas de frescura, goce, y energía durante casos de tristeza y depresión, al mejorar la circulación de sangre por nuestro cuerpo. Además, estimulan la secreción de hormonas, manteniendo así el ritmo metabólico.

Este efecto estimulante incremente la secreción de jugos digestivos y de insulina, ayudando a la digestión, a la absorción de nutrtientes y a la descomposición del azúcar, bajando así los niveles de glucosa en sangre. El impacto hormonal del aceite de bergamota es una de las razones por las cuales tiene un poder muy fuerte sobre ciertas condiciones neurológicas y mentales.

Es antibiótico y desinfectante

Este aceite tiene componentes que funcionan como antibióticos y desinfectantes, inhibiendo el crecimiento de gérmenes, virus, y hongos. Además, ayuda en la prevención de infecciones, incluyendo aquellas de la piel. Si se utiliza de manera regular en jabones o agua, la piel se pone más radiante.

Pero sus efectos antibióticos y desinfectantes no sólo aplican para la piel, sino que el aceite de bergamota nos ayuda a tratar infecciones de los intestinos, del tracto urinario y de los riñones.

El aceite de bergamota es analgésico

El aceite de bergamota ayuda a reducir la sensación de dolor en el cuerpo. Esto lo consigue ya que estimula la secreción de ciertas hormonas que disminuyen la sensibilidad de los nervios al dolor. Por ende, es muy beneficioso para tratar dolores de cabezas, dolores musculares, y otros síntomas que requerirían uso de analgésicos.

Este aceite nos permite depender menos de analgésicos que pueden tener efectos adversos y pueden dañar los riñones e hígado, así como también afectarnos la calidad del sueño.

Ayuda a estar más relajados

Los flavonoides presentes en el aceite de bergamota sirven para relajarnos. Calmas los nervios y reducen la tensión, la ansiedad y el estrés. Además, también nos ayuda a combatir otras condiciones como el insomnio, la presión arterial alta e incluso la depresión. Los compuestos de este aceite estimulan la actividad de ciertas hormonas que inducen la relajación, como la dopamina y la serotonina.

Es un excelente digestivo

Este aceite activa la secreción de ácidos digestivos y enzimas, facilitando la digestión. La bergamota puede regular los movimientos intestinales, acelerando así el proceso digestivo y evitando la constipación.

Califica este artículo:

0/50 votos