Prótesis mamarias: todo lo que necesitas saber sobre los implantes

El implante de prótesis mamarias se considera en la actualidad como una de las cirugías plásticas más efectuadas en todas las naciones del planeta, sólo superada por las rinoplastias de embellecimiento.

Si bien el objetivo inicial de las prótesis mamarias ha consistido en la reconstrucción de la glándula en determinado grupo de pacientes, en la actualidad las mamoplastias forman parte del variado y creciente arsenal de recursos terapéutico de los especialistas en medicina estética.

En efecto, sólo un porcentaje reducido de las prótesis mamarias se reservan para el uso original para el cual fueron diseñadas. Estas estructuras de silicona, de consistencia duroelástica, firme y definida, se idearon hace décadas para reparar el grave defecto estético provocado fundamentalmente ante 2 situaciones: la cirugía radical ante un cáncer de mama (mastectomía) y las cicatrices provocadas por las grandes quemaduras en la región anterior del tórax.

No obstante, el perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas, con un menor tiempo real de anestesia y la reducción de los costos relacionados con la producción de siliconas a escala industrial, abrió progresivamente el camino para la utilización de estas prótesis en procedimiento dirigidos a aumentar el tamaño del busto. Se reconoce que, en tiempos modernos, la colocación de prótesis mamarias se encuentra al alcance de casi todas las mujeres, con elevados índices de seguridad y de eficacia.

Las nuevas siliconas ofrecen como ventaja adicional el muy bajo índice de reacciones alérgicas secundarias a la presencia de los implantes. Por lo tanto, la posibilidad de rechazos de causa inmunológica se ha visto extremadamente reducida.

En otro orden, la depuración de los métodos quirúrgicos ha permitido que la duración de la cirugía disminuya de modo marcado, al igual que la duración del período de recuperación y de la permanencia en el ámbito de la internación. Si bien no puede declararse que la mamoplastia de aumento es aún una cirugía completamente ambulatoria, se especula con esta posibilidad en el corto y el mediano plazo.

Además, siempre resulta de interés recordar que las prótesis mamarias se colocan en el espacio comprendido entre la piel y los ligamentos glandulares y el tejido subyacente. En consecuencia, la glándula mamaria en sí misma no se ve involucrada durante el acto quirúrgico, lo cual adquiere especial relevancia en 2 condiciones.

Por un lado, la presencia de la prótesis no impide a la mujer la posibilidad de la lactancia con sus hijos. Por otra parte, con la aplicación de los recursos técnicos más actuales en términos del diagnóstico por imágenes, no se impide la pesquisa para la detección precoz del cáncer de mama. Se agrega que las prótesis no predisponen a esta enfermedad en ningún grupo de edad.

Las prótesis mamarias forman parte de la medicina estética del siglo XXI. Un número creciente de cirujanos adquiere experiencia en su colocación exitosa y segura; del mismo modo, la proporción de mujeres que solicita la realización de esta práctica es cada vez mayor. El perfeccionamiento progresivo de este recurso permitirá en forma progresiva un mayor acceso y una mayor satisfacción por parte de las pacientes.

Imágenes: 1, 2, 3

Califica este artículo:

0/50 votos