Qué es el prurito anal y cuál es la mejor manera de tratarlo

El prurito anal consiste en la picazón alrededor del ano, causada por hemorroides, fisuras anales, lombrices intestinales, alimentos y medicamentos. Además de la picazón, se pueden presentar síntomas que incluyen ardor y dolor cuando la piel anal está lastimada por el rascado frecuente.

A continuación te presentamos qué es el prurito anal, cuáles son sus características y cómo se puede tratar para mejorarlo. Sigue leyendo.

Qué es el prurito anal

El prurito anal es la irritación de la piel en la apertura del canal anal por donde se expulsa el excremento. Esta condición causa picazón que provoca un deseo constante de rascarse. La picazón puede deberse a una reacción a los químicos en las heces, lo cual puede implicar inflamación del área del ano.

La picazón y la inflamación aumentan su intensidad debido al rascado de la zona y la presencia de humedad. Cuando ha alcanzado un nivel superior, el prurito anal produce incomodidad intolerable con ardor y dolor.

El prurito anal puede estar causado por productos químicos irritantes presentes en los alimentos de la dieta, principalmente las especias, salsas picantes y pimientos. Asimismo, por la irritación de la humedad continua en el ano producida por heces líquidas frecuentes.

También puede estar causado por el consumo de antibióticos, la psoriasis, fístulas en el intestino delgado o rara vez por tumores del ano pueden ser la causa de la picazón. Otros problemas son las lombrices intestinales y las hemorroides.

Algunas personas, además de la picazón, pueden manifestar sangre en heces, sangrado rectal y picazón en el pene. Esta afección es evaluada por un proctólogo, un médico interno o un gastroenterólogo.

Cómo tratar el prurito anal

El tratamiento del prurito anal se aplica con la finalidad de aliviar el ardor y el dolor, dependiendo de la causa del problema. Consiste en la limpieza total del ano. Se debe limpiar y secar completamente la zona con agua y jabón en una ducha suave sin roce directo de la piel con el paño o la toalla para evitar irritación.

Luego de las deposiciones, se recomienda usar toallitas húmedas desechables en lugar de papel higiénico para que el ano quede más limpio. En caso de notar humedad constante en el área debido a la incontinencia de las heces, se requieren compresas húmedas.

Asimismo existen diversos productos que se consiguen en las farmacias para tratar el prurito anal, como ungüentos, cremas, geles, supositorios, espumas y almohadillas. La composición de estos medicamentos es similar a los indicados en el tratamiento de las hemorroides. La mayoría contiene más de un tipo de ingrediente activo, como un protector y otro ingrediente.

En el caso de que los productos se apliquen en el contorno del ano, se coloca una fina capa en la piel afectada. En cambio, si deben usarse dentro del canal anal, es necesario insertar con un dedo, teniendo en cuenta que debe utilizarse un guante de látex.

Para el tratamiento del prurito anal, se prescriben anestésicos locales que alivian temporalmente el dolor, la sensación de ardor y la picazón, ya que tienen el poder de adormecer las terminaciones nerviosas. No obstante, su uso debe limitarse al área perianal y al canal anal inferior porque pueden causar reacciones alérgicas.

Esta desagradable condición puede prevenirse lavando adecuadamente para mantener la zona limpia, fresca y seca, con la finalidad de evitar los síntomas irritantes.

Cómo prevenir el prurito anal

Las medidas de prevención incluyen limpiar suavemente luego de defecar con agua y un jabón suave. Después de la limpieza, secar el área con papel higiénico o una toalla y no rascarse. De esa manera se impide la aparición de prurito anal, que causan tanta incomodidad en las personas.

Califica este artículo:

0/50 votos