¿Qué es exactamente la lipoescultura láser?

La lipoescultura láser representa en realidad una forma especial de la liposucción, en la que se utilizan los efectos característicos de la luz láser sobre el tejido graso acumulado en determinadas áreas del organismo.

En efecto, el láser constituye en realidad una onda de luz, cuyos fotones se alinean en forma coherente con una misma frecuencia. Esta particularidad le otorga al láser la posibilidad de dirigir a un punto elegida una proporción muy elevada de energía.

Una de las aplicaciones posibles de esta energía es la generación de calor, el cual se emplea para licuefaccionar el tejido adiposo que se deposita en forma excesiva. Las células que conforman estos acúmulos grasos son destruidas y adquieren características muy similares a las de los aceites biológicos.

Este material residual es aspirado, al igual que en los métodos convencionales de liposucción, por medio de mecanismos de vacío o por la intervención directa del cirujano mediante jeringas de uso manual.

La gran distinción entre esta técnica y los recursos clásicos de lipoescultura consiste en la gran precisión, lo que evita la destrucción de los pequeños vasos sanguíneos del tejido adiposo y de las regiones que los circundan.

Por lo tanto, la lipoescultura láser es mucho más segura y evita la producción de hematomas locales y hemorragias. De la misma manera, se provoca menos dolor, por lo cual la recuperación de los pacientes que se someten a este procedimiento resulta más rápida.

Por estos motivos, los expertos recomiendan la aplicación de lipoescultura láser en especial en la región del rostro y el cuello, para optimizar el rendimiento estético.

Como ocurre con todos los recursos de la medicina del embellecimiento, se recomienda a los pacientes que la elección de la estrategia de tratamiento debe fundamentarse tanto en los costos finales como en la experiencia e idoneidad del cirujano.

Imágenes: 1, 2, 3

Califica este artículo:

0/50 votos