Qué es la fiebre del dengue y cómo prevenirla

La fiebre del dengue es una enfermedad dolorosa y que debilita a quien la tiene. Es transmitida por mosquitos que estén relacionado con cualquiera de los cuatro virus del dengue. Estos virus están relacionados con los que causan la infección del Nilo occidental y la fiebre amarilla.

Un estimado de 390 millones de infecciones por dengue ocurren durante cada año en todo el mundo. De esas infecciones, alrededor de 96 millones derivan en enfermedad. La mayoría de casos ocurren en las zonas tropicales del mundo, siendo el mayor riesgo:

  • Subcontinente indio
  • Sudeste de Asia
  • Sur de China
  • Taiwan
  • Las islas del Pacífico
  • El caribe (excepto Cuba e Islas Caimán)
  • Mexico
  • Africa
  • Centro de Sudamérica (menos Chile, Paraguay y Argentina)

La fiebre del dengue es trasmitida por una picadura de un mosquito Aedes infectado con el virus del dengue. El mosquito se infecta cuando muerde a una persona con el virus del dengue en su sangre. No puede ser transmitido de persona a persona.

Síntomas de la enfermedad del dengue

Los síntomas, que usualmente comienzan seis días después de la infección y duran al menos 10 días, incluyen:

  • Repentina fiebre alta
  • Repentinos dolores de cabeza
  • Dolor detrás de los ojos
  • Severo dolor muscular
  • Fatiga
  • Nauseas
  • Vomito
  • Zarpullido
  • Sangrado leve (como sangrado de nariz, encías y moretones)

A veces, los síntomas son leves y pueden ser confundidos con una gripe o alguna infección viral. Los niños pequeños y las personas que nunca tuvieron la infección antes, tienden a tener casos más leves que otros niños y adultos.

Sin embargo, pueden surgir serios problemas y esto incluye:

  • Fiebre hemorrágica
  • Una rara complicación que se caracteriza por fiebre alta, daños en el sistema linfático y en los vasos sanguíneos
  • Sangrado desde la nariz y encías
  • Agrandamiento del hígado
  • Fallas en el sistema circulatorio

Los síntomas pueden ir progresando hasta que se produce un sangrado masivo que provoca un shock y la muerte. Esto se denomina Síndrome de shock por dengue. 

Las personas que tiene un sistema inmunológico débil o aquellas que tienen por segunda vez la infección del dengue, tienen más riesgo de desarrollar la fiebre hemorrágica del dengue.

Diagnóstico de la fiebre del dengue

Los médicos pueden diagnosticar la infección del dengue con un análisis de sangre para chequear la presencia del virus o los anticuerpos. Si te enfermas después de viajar a un área tropical, ve a visitar a tu médico y hazle conocer tus síntomas. Esto le permitirá a tu médico evaluar las posibilidades de que tus síntomas coincidan con la infección del dengue.

Tratamiento para la fiebre del dengue

No hay una medicina específica para esta infección. Si crees que puedes tener la fiebre del dengue, debes utilizar analgésicos con acetominofén y evitar los medicamentos con aspirina, que al ser un anticoagulante, pueden empeorar el sangrado. También debes descansar mucho, beber líquido y consultar con tu médico.

Si comenzaste a sentirte peor en las primeras 24 hs, después de que tu fiebre bajó, debes ir al hospital inmediatamente para chequear esas complicaciones.

Prevenir la fiebre del dengue

No hay vacuna aún para la fiebre del dengue. La mejor manera de prevenir esta enfermedad es evitar ser mordido por un mosquito, particularmente si vives en zona tropical. Esto implica colocarse algún repelente que mantenga lejos los mosquitos.

Para protegerte:

  • Si es posible, aléjate de zonas residenciales muy pobladas.
  • Usa repelente para mosquitos, incluso en espacios cerrados.
  • Cuando salgas al exterior, utiliza remeras y pantalones manga larga metidos dentro de las medias para evitar que un mosquito entre por las piernas y te pique.
  • Cuando estés dentro de casa, utiliza aire acondicionado de ser posible.
  • Asegúrate que las ventanas y puertas estés cerradas y sin agujeros. Y si duermes en áreas que no tienen aire acondicionado ni mosquitero, utiliza redes cubriéndote el cuerpo.
  • Si tienes síntomas del dengue, acude a tu médico inmediatamente.

Para reducir la población de mosquitos debes evitar que se reproduzcan, por eso debes deshacerte de:

  • Neumáticos viejos
  • Latas o macetas que recogen la lluvia
  • Cambiar el agua de las mascotas que estén al aire libre

Si alguien en tu casa se contagia de la fiebre del dengue, ser muy cuidadoso y reforzar las medidas de protección. Los mosquitos que muerden al miembro de la familia infectado podrían propagar la infección a los otros dentro del hogar.

Califica este artículo:

0/50 votos