Qué es la intolerancia a la lactosa y cómo tratarla

La intolerancia a la lactosa es una incapacidad que sufren algunas personas para descomponer un tipo de azúcar natural llamado lactosa. Ella se encuentra comúnmente en productos lácteos como leche y yogurt.

Una persona se vuelve intolerante a la lactosa cuando su intestino delgado deja de producir suficiente enzima lactasa, la encargada de digerir y romper la lactosa. Cuando esto ocurre, la lactosa no digerida se mueve hacia el intestino grueso. Las bacterias allí presentes interactúan con la lactosa que no fue digerida causando los síntomas comunes de esta condición:

  • Inflamación
  • Gases
  • Diarrea

Esta intolerancia usualmente causa síntomas gastrointestinales y se hacen presente entre la media hora y las dos horas que fue ingerido el alimentos lácteo. Las personas con esta condición necesitan evitar alimentos que contengan lactosa o tomar medicamentos que tengan enzima lactasa antes de ingerir estos productos.

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Los síntomas, como bien dijimos, puede aparecer a la media hora después de comer lácteos. Incluye:

  • Calambres abdominales
  • Gas
  • Diarrea
  • Nauseas
  • Hinchazón

Los sintomas varias de leves a severos dependiendo cuan alto sea el grado de intolerancia de la persona.

¿Cómo se diagnostica?

Si estás experimentando los síntomas luego de beber leche, yogurt o consumir helado, queso, etc, debes consultar a tu médico para realizar el test para detectar esta condición. Las pruebas consisten en medir la actividad de lactasa en el cuerpo, incluyendo:

Test de intolerancia a la lactosa

Un examen de sangre para medir la reacción de tu cuerpo frente a un líquido que contenga niveles altos de lactosa.

Test de aliento de hidrógeno

Esta prueba mide la cantidad de hidrógeno en la respiración después de consumir una bebida alta en lactosa. Si tu cuerpo es incapaz de digerir la lactosa, las bacterias en el intestino se descomponen en su lugar. El proceso por el cual las bacterias descomponen los azúcares como la lactosa se llama fermentación.

En el proceso de fermentación se libera hidrógeno y otros gases. Estos gases son absorbidos y eventualmente exhalados. Si no estás digiriendo correctamente la lactosa, el examen de aliento de hidrógeno mostrará un alto nivel de hidrógeno en tu respiración

Test de acidez de las heces

Esta prueba se hace más a menudo en bebés y niños. Mide la cantidad de ácido láctico en una muestra de veces. El ácido se acumula cuando las bacterias en el intestino fermentan la lactosa que no es digerida.

¿Cómo se trata la intolerancia a la lactosa?

Actualmente no hay forma de hacer que tu cuerpo produzca más lactosa. El tratamiento para la intolerancia a la lactosa implica disminuir o eliminar completamente los productos lácteos de la dieta.

Existen productos, como la leche deslactosada, que pueden consumir aquellos que tengan esta condición médica. También están aquellos que son capaces de comer quesos duros o algunos tipos de yogurt sin experimentar síntomas. Por otro lado, las leches descremadas o baja en grasas suelen tener menos lactosa que otros productos.

Las personas que son intolerantes y no consumes productos lácteos, a largo plazo sufren de deficiencia de calcio, vitamina D y proteínas. Tomar suplementos de calcio o comer alimentos ricos en calcio pueden suplir la dosis diaria que, generalmente, te daría un vaso de leche.

Dieta a largo plazo para eliminar los lácteos:

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa te acompañaran el resto de tu vida. Por eso, debes adaptar tu alimentación e informarte de los diferentes productos que tienes que eliminar de tu dieta, como por ejemplo:

  • Suero de leche
  • Queso
  • Yogurt
  • Manteca
  • Margarina
  • Quesos untables
  • Leche en polvo
  • Turrones

También existen ciertas comidas que crees que no tienen leche, pero sí contienen:

  • Aderezos para ensaladas
  • Waffles congelados
  • Carnes preparadas
  • Salsas
  • Cereales secos para el desayuno
  • Sopas instantáneas
  • Mezclas para hornear (tortas, cookies, etc)

La leche y los productos que llevan lactosa a menudo están en alimentos procesados. También ciertas cremas o medicamentos. La intolerancia a la lactosa no se puede prevenir pero sí sus síntomas, eliminando la lactosa de la dieta.

Califica este artículo:

0/50 votos