¡Atención! Cómo curar una quemadura correctamente y sin riesgos

Las quemaduras en el hogar se presentan en cualquier momento, ya sea horneando una bandeja de galletas, planchando una camisa o tomando café caliente. Cualquiera de las formas es desagradable y lamentablemente son una de las lesiones más comunes en el hogar. Ten cuidado con el tratamiento que aplicas porque puede agravar la quemadura.

Existen lesiones de distintos niveles de gravedad. La quemadura de primer grado solo afecta la capa externa de la piel, mientras que la quemadura de segundo grado afecta una capa más profunda. Por su parte, las quemaduras de tercer y cuarto grado son graves y deben tratarse en un hospital.

En cambio, puedes aplicar tratamiento a la mayoría de las quemaduras de primer y segundo grado. Sigue leyendo para conocer cuáles son los mejores remedios y la forma correcta de curar una quemadura.

Curar una quemadura

Las quemaduras leves suelen demorar aproximadamente una o dos semanas en cicatrizar por completo y casi no causan cicatrices. Aplica un tratamiento en el hogar con el objetivo de reducir el dolor, prevenir infecciones y sanar la piel más rápido. Sigue los siguientes pasos:

  • En primer lugar, se debe aplicar agua fresca (no fría) sobre el área quemada durante 20 minutos, para luego lavar la piel maltratada con agua y jabón suave.
  • Colocar una compresa fría o un paño húmedo limpio sobre el área afectada con la finalidad de aliviar el dolor y la hinchazón. Esta compresa se coloca por periodos de 5 a 15 minutos. Toma en cuenta que las compresas muy frías pueden irritar más la quemadura.
  • Los ungüentos y cremas antibióticos son bastante eficaces en la prevención de infecciones. Aplica un ungüento antibacteriano sobre la quemadura y cúbrela con un papel o tela estéril que no desprenda pelusa.
  • El aloe vera se conoce como la planta de las quemaduras, porque se ha demostrado que es antiinflamatorio, promueve la circulación e inhibe el crecimiento de bacterias. Es una buena opción aplicar una capa directamente sobre la quemadura.
  • Además de su sabor exquisito, la miel contribuye a sanar una quemadura pequeña cuando se aplica tópicamente, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antifúngicas.
  • Una vez aplicados los remedios, debe hacerse todo lo posible para evitar que la quemadura quede expuesta directamente al sol porque la piel quemada es muy sensible al sol.
  • Aunque resulte tentador, deja tus ampollas tranquilas porque si las revientas puedes provocar una infección. Si observas ampollas preocupantes, es mejor que vayas a un profesional médico.
  • En caso de sentir algún dolor, puedes tomar un analgésico de venta libre procurando ingerir la dosis correcta.

Lo que no debe usarse

A lo largo de los años se han extendido algunas creencias incorrectas sobre el tratamiento de quemaduras. Aunque se usan comúnmente, se deben evitar los siguientes remedios caseros:

  • Mantequilla: no se ha demostrado ninguna efectividad de la mantequilla como remedio para las quemaduras; por el contrario, la puede empeorar porque retiene el calor y alberga bacterias.
  • Aceites: los aceites, como de coco, de oliva y otros de cocina no se aconsejan para tratar quemaduras porque permiten que la piel siga quemándose.
  • Claras de huevo: las claras de huevo crudas traen un riesgo de infección bacteriana y pueden causar una reacción alérgica, así que no se recomiendan en quemaduras.
  • Pasta de dientes: nunca apliques pasta de dientes sobre la piel afectada porque irrita la quemadura y crea un ambiente más favorable para la infección, que no es estéril.
  • Hielo: el hielo y el agua muy fría pueden irritar más el área de una quemadura; incluso el hielo tiene la posibilidad de causar una quemadura fría cuando se usa de forma incorrecta.

Califica este artículo:

0/50 votos