Los 6 mejores métodos para eliminar los ácaros de tu casa

Los ácaros son microorganismos pertenecientes al grupo de los arácnidos y son unos de los principales desencadenantes de alergias y otros síntomas como los estornudos constantes, secreción o taponamiento nasal, picor en la nariz y en los ojos, y hasta crisis asmáticas en el peor de los casos.

Están presentes en muchos espacios, fundamentalmente en el hogar, de modo que las personas suelen estar expuestas a los ácaros del polvo constantemente sin siquiera notarlo, puesto que al medir unos 0,3 milímetros son invisibles al ojo humano.

Entonces, si quieres deshacerte de ellos naturalmente te invitamos a que leas esta nota hasta el final porque te diremos cómo lograrlo de forma sencilla, rápida y segura ¿Vale? ¡Aquí vamos!

Cómo eliminar los ácaros domésticos

Generalmente estos organismos están presentes en tu colchón, cojines, alfombras, peluches, áticos y sótanos ya que suelen evitar la luz, y por ende, buscan esconderse entre las fibras de las telas, o en aquellas locaciones con un alto grado de humedad.

Pero si sigues las próximas recomendaciones lograrás deshacerte de ellos y evitar su contacto, al menos mientras estés en casa ¡Fantástico!, ¿cierto?

1. Usa un insecticida casero

Para prepararlo necesitarás mezclar media taza de alcohol y media taza de agua destilada con 30 gotas de aceite de limón, lavanda, canela, y cualquier otro aceite esencial que tengas disponible en tu hogar.

Cuando todo esté listo procede a colocar esta sustancia en un contenedor tipo spray, y finalmente rocía aquellos objetos o elementos que puedan concentrar estos microorganismos, tales como los que acabamos de mencionarte.

Una vez que esta mezcla se haya evaporado habrás reducido en gran medida los ácaros del polvo, aunque debemos aclararte que esta solución no es definitiva. Es decir, debes repetir este procedimiento al cabo de unos 2 meses si deseas ganarle la batalla por completo a los ácaros.

2. Controla el nivel de humedad

Los ácaros proliferan en aquellos lugares que conservan una temperatura ambiente y que son muy húmedos, de allí que controlar este factor sea tan importante para eliminar los ácaros de tu casa naturalmente.

Para ello es necesario que adquieras un deshumidificador que mantenga la humedad de los espacios de tu residencia por debajo del 50%. Lo más recomendable es instalarlo en las habitaciones y en las zonas de uso común como la sala o biblioteca, y lo mejor de todo es que ellos harán el trabajo por ti, así que no tendrás nada de que preocuparte.

3. Ventila los espacios

Este debe ser un trabajo diario, y aunque quizás te resulte un poco tedioso, es una de las maneras más efectivas para evitar la acumulación de ácaros y partículas de polvo en tu casa, especialmente en las zonas donde tengas telas, fibras o materiales idóneos para su proliferación.

Entonces, asegúrate de abrir las puertas y ventanas durante al menos unos 15 o 20 minutos diarios para que circule el aire de forma más óptima a lo largo y ancho de tu hogar ¿De acuerdo?

4. Ponle atención a las lavadas

Lavar tus sábanas, cortinas, fundas, edredones, toallas, peluches, cojines y alfombras a una temperatura mayor a 60 grados centígrados te ayudará a acabar con estos ácaros ya que ellos no soportan el calor, ni tampoco las temperaturas muy bajas.

5. Aspira tu colchón

Sí, allí es donde generalmente se concentra la mayor cantidad de ácaros y por lo tanto debes asearlo con mayor frecuencia. En este sentido deberás aspirarlo regularmente, así como exponerlo al sol durante una media hora para que no quede ni rastro de ellos y luego puedas usarlo sin que te produzca alergias o afines.

6. Aprovecha la luz solar

Como los ácaros prefieren los lugares oscuros y húmedos tu debes castigarlos dándoles exactamente lo contrario, y acá la luz solar puede convertirse en tu mejor aliada.

Abre las persianas o sácale provecho al tragaluz y permite que los rayos solares penetren en tu casa, especialmente en las zonas más propensas a tener acumulación de ácaros, y así los estarás combatiendo apropiadamente.

Sigue estos consejos útiles, prácticos y fáciles y verás cómo estos microorganismos se van de tu hogar masivamente… ¡Ya verás que tu salud te lo agradecerá!