Los mejores remedios caseros para los calambres

Los calambres son contracciones involuntarias. El dolor es repentino y solemos sentir que no lo soportaremos, pero en cuestión de segundos o minutos desaparecerá y el área afectada volverá a relajarse.

Son bastante comunes. Aunque entre los músculos más afectados están la parte posterior de la pierna, es decir la pantorrilla; lado posterior del muslo, o sea la corva; y los cuádriceps, también son frecuentes e igual de molestos en pies, manos, abdomen y brazos.

Al sentirnos abatidos por un calambre, caminar resulta difícil así como la realización de otras tareas, al menos mientras dura el episodio. Permanecemos inmovilizados esperando que el momento termine y pese a que realmente no es tan largo, pareciera que nunca acabará.

Aprende a curar estas dolencias

Se producen mayormente por la actividad muscular excesiva así como por la práctica de ejercicio; también por la deshidratación, debido a que el cuerpo pierde fluidos, y al bajo suministro de sangre hacia las piernas y pies.

¿Cómo detenerlos? Si estiramos el músculo acabará el dolor. Pueda que experimentes un último tirón, pero el sacrificio valdrá la pena porque te recuperarás inmediatamente.

Si eres una de esas personas que casi siempre se limita por las dolencias de un calambre, aquí te enseñamos con qué remedios caseros puedes curarlos.

  • Aceite de romero y eucalipto: si lo usamos para masajear las piernas, además de tonificarlas le proporcionamos calor, ayudamos a la circulación de la sangre y las relajamos al mismo tiempo que prevenimos las contracciones.
  • Baño tibio: como te darás cuenta, nuevamente el calor aparece como sanador. Es porque estimula la circulación, así que aprovecha mientras te bañas para activar los efectos de la temperatura en tu cuerpo.
  • Árnica: una infusión de esta flor sanará la rigidez muscular. Coloca compresas tibias sobre el calambre para aliviarte.
  • Corteza de calambre: también llamada Guelder Rose o árbol del copo de nieve, sirve para elaborar ungüentos recomendados en el tratamiento contra los calambres por sus efectos antiespasmódicos.
  • Vinagre de manzana: tonifica y calma el dolor muscular. Lo bueno de este remedio es que su uso puede ser externo o interno; en el primero de los casos masajeando el área afectada, en el segundo mezclándolo con un té e incluso aderezando alguna ensalada.
  • Semillas de calabaza: cuando al cuerpo le falta magnesio se desequilibran los electrolitos y ocurren los calambres; mastica semillas de calabaza tostadas y previene los espasmos.
  • Manzanilla: esta flor contiene glicina, un relajante muscular ideal para combatir los calambres. Durante dos semanas, bebe infusión de manzanilla para calmar las molestias asociadas a las tensiones musculares.
  • Cambia de postura: si pasamos mucho tiempo en una misma posición, es probable que suframos un calambre. Movamos las piernas, pongámonos de pie, en fin, no nos mantengamos por tanto rato con la misma postura.
  • Consume alimentos altos en potasio: el plátano es un alimento perfecto para mantener los niveles adecuados en nuestro organismo. Si tomamos un batido diariamente o previo a una jornada de ejercicios, seguro no nos limitará un calambre. En caso que nos sorprenda, la recuperación será más rápida.

  • Centella asiática: le regala energía a tu cuerpo y borra las dolencias. Se recomienda consumir entre 60 y 180 miligramos diarios de esta hierba; pero debes tener cuidado porque podría causar erupciones en la piel, además es contraindicado si estas embarazada.
  • Castaño de indias: posee aescina para tonificar arterias y capilares, protegiendo las paredes venosas y disminuyendo los calambres. Este remedio es vendido en cápsulas. Un médico naturista te indicará cómo tomarla, aunque generalmente se sugiere una cada mañana.