Remedios caseros para aliviar el dolor de ciática

La ciática es ese dolor intenso que recorre el área del nervio ciático. Ese trayecto comienza desde la parte baja de la espalda, atravesando por los glúteos y la pierna hasta llegar al pie. Lo que siente es un hormigueo, debilidad o adormecimiento, además de las contracciones.

Sucede porque el nervio se irrita, comprime o inflama. Mientras atravesamos este malestar difícilmente nos pondremos de pie o caminaremos, porque es bastante agudo y abarca un nervio extenso que trasmite casi todos los impulsos de los movimientos que realizamos.

Once maneras naturales de aliviar el dolor de la ciática

Los fumadores, quienes realizan constantemente trabajos pesados o pacientes de artritis y osteoporosis, son más propensos a sufrir de la ciática.

Si bien el tratamiento médico nunca está demás, existen remedios caseros que podemos aplicar para curarnos de tales afecciones. Revisa las siguientes sugerencias y escoge la que más te convenga.

  • Agua caliente: colocar bolsas de agua caliente sobre el músculo, minimiza la inflamación y alivia el dolor. Esta acción hay que repetirla al menos tres veces por día para notar el cambio. 
  • Presiona la pierna: si tomamos un pedazo de tela y atamos en la pierna, ejerceremos presión para acabar con el malestar. Hay creencias populares que refieren usar una cuerda con nueve nudos.

  • Tomillo y orégano: por sus cualidades antiinflamatorias son recomendados para calmar el dolor. En un litro de agua agrega una cucharada de tomillo, una de orégano y otra de ortiga. Cocínalos durante 15 minutos, reposa el preparado y bebe dos veces cada día. 
  • Alcanfor y mostaza: es una crema sencilla. En un recipiente pequeño vierte una cucharadita de polvo de alcanfor, otra de mostaza en polvo, alcohol y aceite de girasol. Revuélvelos para luego aplicar en donde te duele. 
  • Cúrcuma y canela: en una taza de leche echa una cucharadita de cúrcuma y media de canela en polvo. Puedes endulzar con miel. Lleva al fuego por cinco minutos y bebe la infusión un par de veces diariamente. Su efecto es desinflamar, pero ten cuidado si sufres de cálculos biliares o consumes algún anticoagulante; en ambos casos no es recomendado. 
  • Papas y apio: extrae el jugo de ambos y consúmelo todos los días. Quienes lo han probado, aseguran que sus beneficios son increíbles para calmar el dolor de la ciática. 
  • Muévete: si bien conviene guardar máximo dos días de reposo, es recomendable no excederse porque el mal empeoraría. Lo que sí hay que tener en cuenta, es que pasadas las 48 horas de descanso, no debemos alzar peso, torcer la espalda o abusar del esfuerzo físico. 
  • Prueba flores: agrimonia, verónica, milenrama y primavera. Mezcladas con agua y dejándolas en el fuego hasta que hiervan, arrojan una infusión relajante ante las dolencias de la ciática. 
  • Ajo: mantiene la sangre caliente, favorece la circulación y elimina los espasmos por la contracción del nervio. Consumir el ajo crudo es pertinente en estos casos.

  • Aceite de Oliva: es usado para masajear la zona afectada. Los resultados son mejores si lo unimos con hipérico, caléndula y llantén. En una olla hierve, durante cuatro horas, un litro de aceite con los otros ingredientes. Luego deja enfriar, cuélalo y guárdalo todo un mes en un envase de vidrio, asegúrate que lo le llegue la luz del sol. Úsalo cada vez que lo necesites. 
  • Cataplasma de lúpulo: hierve la hierba, cúbrela con una gasa y colócala en el área. Aprovecha cuando está caliente, hasta el punto que tu piel resista; de hecho, envuélvela con un paño para que ejerza cierta presión.