¿Te has quemado? Los 6 mejores remedios caseros para tratar quemaduras

Qué incomodidad tan grande sentir el ardor que causan las quemaduras. Cuando las sufrimos, nuestra primera reacción es buscar la forma de refrescar el área afectada, así como evitar que nos queden marcas.

Te enseñaremos cómo curar una quemadura usando remedios naturales, con ingredientes que seguramente tienes en casa. Antes de conocer las recetas, veamos primero qué y cuáles son los tipos.

¿Qué son las quemaduras?

El contacto con fuego, altas temperaturas, vapor, electricidad, sustancias químicas o la exposición prolongada de la piel a los rayos del sol, pueden provocar lesiones definidas como quemaduras. No todas son iguales, se clasifican en primer, segundo y tercer grado, dependiendo de la profundidad.

Es por eso que el tratamiento para cada tipo es diferente. Las de primer grado son menos graves, porque afectan la capa superficial de la piel y su cura tarda menos de una semana.

Las de segundo grado pueden ser superficiales si afectan la epidermis y capa superior de la dermis, generándose ampollas y secretando agua al romperse la burbuja; o pueden ser profundas, perjudicando dos tercios más de la epidermis. Tras estas, la piel se regenera.

Las más graves son de tercer grado porque destruyen el espesor de la piel y afectan la sensibilidad.

Las primeras pueden tratarse con remedios naturales, claro no está demás una consulta médica; pero las últimas requieren estrictamente la atención de un especialista.

Ante una quemadura de primer grado, aconsejamos aplicar estas opciones disminuyen el ardor, eliminan el dolor y borrarán las marcas.

1. Miel, dulce antihistamínico

La miel es un antihistamínico perfecto para controlar la infección o prevenirla y cura la piel tras una quemadura. La indicación es aplicarla en el área quemada; luego de un rato lavamos la zona con agua tibia. Repetimos el procedimiento dos veces por día.

2. Aceite vegetal aliviana el ardor

Que no falte el aceite vegetal en la cocina, pues tiene sus efectos medicinales. Es ideal para tratar quemadas, porque aparte de refrescar, acelera la sanación. Es muy sencillo: toma una mota de algodón y mójala en aceite; suavemente pásala por la piel.

3. Cebolla para hidratar la herida

¿Quién pensaría que la cebolla es buen hidratante? Sí, es un antiséptico que favorece la hidratación. Cuando nos quemamos, podemos picar una cebolla por la mitad y frotarla con delicadeza en la quemada. Que actúe en tu piel unos diez minutos, luego limpia con agua tibia y deja la herida descubierta. Te impresionarás con el efecto de esta hortaliza.

4. Aloe vera es la bendición

¿Para qué no funciona la sábila o aloe vera? Es una pregunta realmente difícil, porque la sábila sirve para todo o casi todo. Además de controlar el dolor, sana y regenera la piel. Corta la penca por la mitad echa su gel sobre la lesión; sentirás alivio instantáneo. Tendrá mejor efecto si el cristal está frío.

5. Harina de trigo para proteger la herida

La humedad de la harina de trigo sobre la superficie afectada, tiene un efecto absorbente y curativo, ya que se forma una pasta que no permite el paso del aire y el espacio quemado se mantiene húmedo y flexible. Si es una herida un poco más grave, enjuágala con agua y procede a colocarte la harina.

6. Pasta dental para eliminar ampollas

La crema dental por sus características mentoladas refresca la quemadura y previene la aparición de ampollas. Si te quemas, moja la lesión con abundante agua fresca y cúbrela con la pasta. Cuando seque, retírala de la piel con agua fría o tibia. Es importante que no frotes la quemada durante este procedimiento.

Esperamos que estos remedios caseros te ayuden. Como ves, ante una quemadura seguro tienes en casa más de una opción para curarte.