Rinomodelación: operación de nariz sin cirugía

Si bien la rinoplastia clásica se asocia con excelentes resultados desde el punto de vista estético y con una muy baja tasa de efectos adversos, se trata de un procedimiento que no está exento de las potenciales complicaciones que atañen a toda cirugía. Hoy te contaremos sobre la rinomodelación, un método alternativo a la rinoplastia.

En este sentido, se destaca el papel de la denominada modificación estética nasal sin cirugías, conocida también como rinomodelación. Esta nueva técnica ha surgido como corolario de los avances tecnológicos crecientes y del verdadero auge de la medicina estética en todo el mundo occidental.

Se estima que no menos del 80% de los procedimientos de reparación plástica nasal que se realizan con fines exclusivamente estéticos podrían efectuarse con técnicas de rinomodelación, sin necesidad del abordaje quirúrgico clásico o convencional, el cual podría reservarse para casos complejos o para quienes ya han sido operados con anterioridad.

Entre las principales ventajas de la rinomodelación se hace hincapié en la ausencia de necesidad del uso de anestesia o de quirófanos, dado que se modifica en ángulo conformado por la nariz y el labio superior mediante un procedimiento no quirúrgico.

En este proceso, se instila en ciertos sitios predeterminados un producto sintético (ácido hialurónico, metacrilato o hidroxiapatita), cuyo objetivo es la corrección de defectos morfológicos, la modificación de regiones puntuales del apéndice nasal y la armonización del contorno. El resultado es virtualmente inmediato y la técnica se caracteriza por no inducir dolor destacado o potencial obstrucción de las fosas nasales.

Se presume que la rinomodelación se convertirá en pocos años en el método de elección para la reparación estética de la nariz en todo el mundo.