Sexo: 3 lubricantes naturales que tienes ahora mismo en tu cocina

Los lubricantes hacen que el sexo sea mucho mejor. Desafortunadamente, la mayoría de los lubricantes sexuales son bastante insalubres. Por lo general, los fabricantes los llenan de ingredientes desagradables como petróleo, aromas artificiales y glicerina. Por este motivo, muchas personas están buscando constantemente alternativas ya que no se sienten cómodas utilizándolos.

La piel de las zonas íntimas del hombre y la mujer es muy absorbente. No importa si eres hombre o mujer, cualquier cosa que apliques allí abajo será absorbida directamente por el cuerpo. Por lo tanto, lo que está dentro del lubricante realmente importa.

Si te has convencido de que tienes que buscar alternativas naturales, no busques más lejos que en tu cocina, porque allí encontrarás seguramente las mejores tres alternativas de lubricantes naturales. Estos lubricantes funcionarán de maravillas.

1. Aceite de coco como lubricante natural

¿Hay algo que el aceite de coco no pueda hacer? Cuando llega el momento, el aceite de coco puede servir como el mejor lubricante sexual natural. Como un aceite, durará mucho más que los lubricantes a base de agua y tiene una sensación más viscosa sobre la piel.

Debido a sus propiedades anti-hongos, el aceite de coco también puede prevenir que ciertas infecciones se desarrollen en la vagina. Opta por aceite virgen y sin refinar.

Pero ten cuidado, porque no puedes usar aceite de coco con condones. Se romperá el látex y el condón no podrá cumplir su función protectora. Además, no es un lubricante que puedas usar para el sexo anal o para lubricar tus juguetes sexuales, porque el aceite de coco tiene el potencial de dañarlos.

2. Aceite de almendras para lubricar

Teóricamente podrías experimentar con la mayoría de los aceites de tu cocina, pero la almendra suma puntos por tener un olor dulce que puede aportar a la sensualidad del momento íntimo. Mientras que el aceite de coco suele ser la mejor elección, el aceite de almendras no tiene nada que envidiarle.

Está cargado con antioxidantes olorosos que trabajan incansablemente para calmar la piel delicada o irritada. Lo repetimos, por las dudas: no utilice lubricantes a base de aceite con condones.

3. Lubrica con gel puro de aloe vera

Si estás buscando un gel para sexo anal o vaginal que no sea a base de aceite y seguro para su uso con preservativos, el aloe vera es el indicado. Quizás no esté en tu cocina, pero las probabilidades de que tengas gel de aloe vera en tu casa son bastante altas.

El aloe vera tiene propiedades antibacterianas relajantes y funciona de manera excelente como un gel para sexo anal. Sólo asegúrate de que no haya ingredientes añadidos o conservantes en el frasco. Y si tienes alergia al látex, lo mejor es que ni siquiera intentes con el aloe vera, ya que puede causar una reacción negativa en tu cuerpo.

Al mirar lubricantes naturales, ten cuidado de evitar los ingredientes a los que tú o tu pareja puedan ser alérgicos. También sé consciente y evita los productos azucarados. Llevar azúcar a la vagina es una manera fácil de generar infecciones por hongos.

¿Cuál es el lubricante natural que prefieres tú?

Lo que NO tienes que usar para lubricar

Así como te nombramos elementos que puedes utilizar como lubricantes naturales, a continuación te contaremos qué cosas nunca tienes que usar como lubricantes bajo ningún punto de vista.

Escupitajos

Uno pensaría que un escupitajo podría servir para lubricar las zonas íntimas, pero el problema es que la saliva no es lo suficientemente resbalosa como para lubricar de manera efectiva. Si usas este método, estarás perdiendo el tiempo. Además, la saliva puede transmitir enfermedades de transmisión sexual. Ni se te ocurra, ¡nunca!

Vaselina

La base de petróleo de la vaselina puede transmitir infecciones. Estudios comprobaron que las mujeres que usaron lubricante a base de petróleo tuvieron el doble de probabilidad de sufrir vaginosis bacteriana. Además, no es un tipo de lubricante compatible con los condones, ya que los romperá.

Aceite de bebé

El aceite de bebé puede aumentar el riesgo de sufrir infecciones en la vagina. Bajo ningún punto de vista se te ocurra utilizar este aceite como lubricante para tus relaciones sexuales.

¿No te animas al sexo anal?

Ya que estás leyendo sobre lubricantes naturales, estimamos que quizás te interese saber un poco más sobre el sexo anal. ¿Sabías que muchísima gente no se anima al sexo anal porque piensa que es doloroso e incómodo? ¡Nada de eso es cierto! Simplemente tienes que saber cómo practicarlo.

Si te interesa leer más sobre el tema, descubre nuestro artículo Sexo anal: 3 puntos a favor y 3 en contra y entérate más sobre el tema. Además, quizás también te pueda interesar los 5 beneficios del sexo anal que todavía no conoces. Te contamos todo sobre esta práctica “tabú”.

¿Lubricante anal o lubricante vaginal?

Muchas personas creen que existen diferentes tipos de lubricantes según la zona íntima a lubricar. Pero la verdad es que, aunque algunos fabricantes promocionen un producto u otro) usualmente el lubricante vaginal que funciona correctamente también tendrá un buen desempeño como lubricante anal.

Ten en cuenta que la vagina suele lubricarse con la excitación, por ende es normal que necesites aplicar menor cantidad de lubricante vaginal para esta zona. Por otro lado, el ano carece de lubricación natural, por ende necesitarás más lubricante anal para que la relación sexual se pueda llevar adelante sin problemas.

Además, ten en cuenta que como lubricante anal tendrás que utilizar el lubricante que más duración (en tiempo) te provea, ya que la zona no está lubricada naturalmente.

Si estás pasando por la menopausia, te comentamos que la sequedad vaginal es un síntoma normal. Por este motivo, alentamos el uso de lubricantes durante la menopausia para poder disfrutar de relaciones sexuales más placenteras.

Qué es la sequedad vaginal y cómo se resuelve

La sequedad vaginal es un problema que sufren muchas mujeres. Se estima que más de la mitad de las mujeres que sufren sequedad vaginal tienen menos de 50 años. ¡Eso es mucho!

La sequedad vaginal puede provocar dolor durante las relaciones sexuales, atrofia vaginal, o sensación de quemazón y disminución de flujo, que se conoce como vaginitis crónica.

Cómo solucionar la sequedad vaginal

Puedes probar los siguientes métodos:

  • Cremas hidratantes, al menos dos veces por semana
  • Terapia hormonal local, administrando estrógenos (dosis bajas) de manera local
  • Lubricantes, como vimos en este artículo

Cómo prevenir la sequedar vaginal

Si no quieres que este problema te moleste, puedes intentar:

  • Bebiendo una gran cantidad de agua durante el día
  • Evitando el cigarrillo
  • Evitando las bebidas alcohólicas
  • Teniendo relaciones de forma habitual
  • Evitando los productos que puedan secar la zona

Califica este artículo:

4.6/510 votos