Remedios caseros para combatir el síndrome de las piernas inquietas

El síndrome de las piernas inquietas, O SPI, es un desorden neurológico, también conocido como la enfermedad de Willis-Ekboer.

El mismo produce una sensación no placentera en las piernas, que le generan a la persona la necesidad urgente de moverlas. Para la mayoría de las personas, esta necesidad es más intensa en momentos donde están más relajadas, como por ejemplo cuando se está sentado o intentando dormir.

En casos más graves, las personas con SPI mostrarán problemas para dormir, que luego se transformarán en cansancio y fatiga al otro día. El SPI junto a la falta de sueño pueden generar condiciones como la depresión, si es que no se trata a tiempo.

El SPI afecta aproximadamente al 10% de los ciudadanos americanos. Puede ocurrir en cualquier etapa de la vida, aunque es más común que suceda a partir de los 40 años. Las mujeres tienen el doble de probabilidades de sufrirla que los hombres.

El 80% de las personas con SPI presentan movimientos de las piernas que pueden suceder durante el sueño cada 15 a 40 segundos, y esto se repite durante toda la noche.

¿El síndrome de piernas tiene cura? Lamentablemente, no la tiene. Sin embargo hay muchas medidas que se pueden tomar para tratarla e intentar dominar los principales síntomas.

Los principales síntomas del SPI

El síntoma principal es la necesidad de mover las piernas, específicamente cuando uno está sentado o acostado. También se puede sentir cosquilleo. Usualmente el movimiento de las piernas termina con esta sensación.

Si un paciente presente SPI leve, los síntomas pueden no ocurrir todas las noches. Es normal que una persona con SPI leve atribuya estos movimientos al cansancio, a nervios, o incluso a estrés.

Los casos más severos de SPI son difíciles de ignorar. Se pueden complicar las actividad más simples, como por ejemplo ir al cine, o viajar en avión.

Las personas con SPI tienen problemas para quedarse dormidos o para mantenerse dormidos, ya que los síntomas suelen ser más fuertes durante la noche. La fatiga y la sensación de sueño durante el día pueden afectar severamente la salud de la persona que sufre este problema.

Los síntomas pueden presentarse en ambos lados del cuerpos, aunque es común que algunas personas presenten SPI sólo de un lado. El SPI también puede afectar otras partes del cuerpo como los brazos y la cabeza.

Remedios caseros para combatir el SPI

Existen ciertas técnicas para aliviar los síntomas del síndrome de las piernas inquietas. Recuerda que este síndrome no se puede curar, pero sí se puede aliviar en cierta medida.

Algunos remedios caseros que puedes probar,

  • Reducir la cantidad de café, alcohol o tabaco que consumas
  • Intenta dormir todos los días en los mismos horarios
  • Haz ejercicio durante el día, como caminar o nadar
  • Masajea y estira los músculos durante la mañana
  • Toma un baño caliente antes de ir a dormir
  • Aplica calor o frío durante la zona si tienes síntomas
  • Practica yoga o meditación

El 35% de las personas que sufren SPI tienen algún síntoma antes de los veinte años. Uno de cada diez mostrará síntomas antes de los diez. Los síntomas suelen agravarse con la edad.

Como comentamos, no hay cura. Pero sí se puede tratar y aliviar sus síntomas. Prueba los remedios caseros que compartimos contigo aquí, pero recuerda siempre consultar a un profesional para que te de su punto de vista.

Video: Síndrome de piernas inquietas

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=8Fd_q8ejdEc”]