Conoce todos los síntomas de la gastritis

La gastritis es la molestia que sentimos cuando se inflama o hincha el revestimiento del estómago y en consecuencia produce menos ácido, mucosa y enzimas.

Al sufrirla no hay buena digestión de los alimentos, porque las paredes internas están completamente enrojecidas e irritadas.

A diferencia de lo que mucha gente cree, la gastritis no es una enfermedad. Es más bien una señal que nos advierte el desgaste del revestimiento.

Si nos percatamos a tiempo podemos solucionarlo. Pero si ignoramos la advertencia, al romperse las capas, el ácido producirá una llaga que conocemos como úlcera y, en el peor de los casos, uno de los daños más severos es el cáncer estomacal.

Causas y tipos

La gastritis es causada por el consumo excesivo de alcohol, infección estomacal por la bacteria Helicobacter pylori, estrés extremo, ingerir sustancias como venenos, tomar medicamentos como ácido acetilsalicílico, ibuprofeno o fármacos similares, anemia perniciosa y consumo de drogas, entre otros factores.

Puede ser Aguda, cuando la inflamación es repentina y los síntomas son intensos, pero se sana si aplicamos un buen tratamiento.

También hay gastritis Crónica, si la hinchazón de las paredes estomacales se prolonga un tiempo; pese a que se controla, la inflamación no desaparece.

A su vez, la crónica se subdivide en Erosiva (no es tan grave como la úlcera y las erosiones son superficiales) o Atrófica (cuando todos los revestimientos se perdieron o dañaron completamente).

Síntomas de la gastritis

No todas las personas tienen los mismos síntomas cuando sufren de gastritis. Hay quienes los perciben más leves, pero otros ni siquiera notan los indicios.

Estos son los síntomas más comunes:

1. Náuseas

Indican la proximidad del vómito, incluso hasta hacemos el esfuerzo por expulsarlo. Pero no necesariamente vomitamos; además, las náuseas suelen desaparecer por sí solas. La mayoría de las veces están asociadas a espasmos intestinales y dolores estomacales.

2. Ardor

Es como si nos estuviésemos quemando y esta sensación sube desde la parta baja del pecho hasta la garganta. Pasa porque los jugos gástricos ascienden por el esófago cuando este no se ha cerrado del todo o existe presión en el estómago.

3. Pérdida del apetito

Cuando el dolor aumenta después de comer, la persona tiende a evitar el consumo de alimentos, lo que conlleva a bajar de peso.

4. Eructos

Es la necesidad de expulsar gases a través de eructos, para sentirnos más ligeros. Esto es una señal común de gastritis, sobre todo después de alguna comida.

Otros síntomas de esta condición son el propio malestar estomacal, somnolencia, diarrea, dolor en el pecho y mal sabor de boca. Pero si se trata de gastritis más severa, entonces se manifiesta a través de fiebre, heces oscuras, sangrando gastrointestinal e indigestión.

¿Cómo prevenirla?

Si comemos a nuestras horas y no de forma exagerada, ingerimos alimentos no muy fríos o calientes, lo hacemos sin apuros y no nos acostamos enseguida, evitamos que la gastritis nos afecte.

También es favorable dejar el consumo de alcohol y cigarrillo, así como estar pendiente de la higiene de los alimentos que consumiremos para que no contengan bacterias.

Descansar unas ocho horas diarias y realizar ejercicio activa el correcto funcionamiento del aparato digestivo, al tiempo que contrarresta el estrés.

Estos  son cuidados que nosotros mismos podemos aplicar; pero como mencionamos más arriba, es posible que no percibamos los síntomas y al darnos cuenta que padecemos gastritis, entonces será necesaria la intervención de un especialista.

Pese a que existen remedios caseros para aliviar el malestar, cuando la dolencia es crónica lo más recomendable es no automedicarse y acudir al doctor para que ordene el tratamiento más conveniente.