Sistema excretor: qué función cumple y por qué es importante

El sistema excretor funciona como equilibrio para el sistema digestivo.

Mientras consumimos alimentos y bebidas para nutrir el cuerpo y proporcionar energía, el sistema excretor asegura que se mantenga la homeostasis, independientemente de los cambios en el valor nutritivo de los alimentos.

Se conoce que este sistema regula el equilibrio de líquidos del cuerpo, manteniendo niveles adecuados de sal y agua. Cuando consumimos alimentos salados o perdemos agua a través de la transpiración, la concentración de orina aumenta, para preservar la osmolaridad de los fluidos corporales.

El sistema excretor, especialmente el tracto urinario, es necesario para prevenir la acumulación tóxica de desechos nitrogenados, como el amoníaco o la urea.

Por su parte, los riñones secretan una hormona llamada eritropoyetina que induce a la médula ósea a producir más glóbulos rojos.

Los órganos del sistema excretor

Los órganos excretores primarios en el cuerpo humano son los riñones, los uréteres y la vejiga urinaria, que participan en la creación y expulsión de la orina.

A través de estos órganos, gran parte de los residuos nitrogenados del cuerpo, especialmente la urea, es expulsado.

Otros órganos como el hígado, el intestino grueso y la piel también son necesarios para la excreción de desechos metabólicos específicos.

Riñones

Los riñones son órganos pareados en forma de frijol ubicados en el abdomen, a ambos lados de la columna vertebral, debajo del diafragma. Están hechos de una gran cantidad de subunidades estructurales llamadas nefronas. Estas nefronas realizan la tarea principal de filtrar la sangre y eliminar los productos de desecho.

Vejiga urinaria

La vejiga urinaria es una estructura parecida a un saco con paredes musculares que retiene la orina hasta que es expulsada del cuerpo durante la micción.

La vejiga recibe orina a través de dos uréteres, uno de cada riñón, que ingresan por aberturas llamadas orificios ureterales. Estos orificios están ubicados en el fondo convexo del órgano. La orina sale de la vejiga a través de la uretra.

Las paredes de la vejiga están hechas de músculo liso y el revestimiento epitelial interno de este órgano consiste en un tejido notable llamado epitelio de transición.

Las células de este tejido estratificado cambian de forma en función de si la vejiga está vacía o llena, lo que permite que permanezca elástica, acomodando hasta medio litro de orina.

En los hombres, la vejiga se encuentra en el piso pélvico en frente del recto. En las mujeres, se encuentra cerca del útero, lo que provoca una serie de cambios en los patrones de micción durante el embarazo.

Durante el curso de la gestación, se producen cambios importantes en el volumen de sangre y aumentos en la tasa de filtración glomerular. El útero agrandado con el peso del feto, el líquido amniótico, la placenta y otros tejidos pueden crear incontinencia por estrés.

Hígado

El hígado es el principal órgano desintoxicante del cuerpo, especialmente para los desechos nitrogenados ya que las células del hígado albergan procesos bioquímicos que crean amoníaco a partir de aminoácidos.

Intestino grueso

El hígado también es necesario para la eliminación de la hemoglobina descompuesta, algunos medicamentos, exceso de vitaminas, esteroles y otras sustancias lipofílicas.

Estos se secretan junto con la bilis y finalmente se eliminan del cuerpo a través de las heces. Por lo tanto, el intestino grueso juega un papel en la excreción, especialmente para las partículas hidrofóbicas.

Piel

La piel es un órgano excretor secundario, ya que las glándulas sudoríparas de la dermis eliminan sales y el exceso de agua. Por su parte, la piel también tiene glándulas sebáceas que pueden secretar lípidos cerosos.

El sistema excretor, especialmente los riñones, puede dañarse, dañarse o tener un funcionamiento subóptimo, ya sea por estrés agudo o por condiciones crónicas, por ello es esencial llevar una dieta para cuidar el sistema excretor.

Califica este artículo:

0/50 votos