Sopa de ajo: Te contamos los secretos de la típica sopa castellana

Dentro del mundo mágico de las recetas de las abuelas se encuentra la típica sopa de ajo. En la gastronomía española, esta sopa, también conocida como sopa castellana es un plato típico.

Es una preparación que lleva muy pocos ingredientes y lo más importante: poco costosos. Estos platos suelen crearse en situaciones extremas de pobreza y hambre. Al ser un plato típico de España, su creación está marcado por la Guerra Civil Española. El ingenio de las madres y abuelas frente al hambre de sus seres queridos había encontrado un remedio con este plato.

La sopa de ajo es una tradición, y en base a ella se han creado otros tipos de sopas como la de cebolla, pescado, ajo blanco y cocido madrileño. A continuación te daremos los ingredientes que se necesitan para preparar la famosa sopa castellana para que puedas disfrutar su delicioso sabor en familia.

  • Ajo (8 dientes)
  • Pan duro (Baguette pequeña)
  • Huevos (4) A elección
  • Pimentón (una cucharadita)
  • Caldo de pollo 1 litro y medio

Paso 1

Preparar el caldo ya sea con cubitos saborizados o creándolo vos. Para eso necesitaras un litro y medio de agua, pollo, cebolla, zanahoria, apio y lo dejas romper hervor 30 minutos para que largue todos los sabores.

Paso 2

En una olla bien caliente, poner los ajos en láminas con un poco de aceite sin dejarlos dorar. Cuando comienza a tomar calor, los retiramos del fuego. En ese mismo aceite, colocas la cucharadita de pimenton (a fuego bajo) para que no se queme.

Paso 3

Sumamos el pan duro cortado en pedazos o rebanas (a gusto de cada uno). Cuando logramos que el pan quede colorado, es decir, que haya absorbido todo el pimentón, sumas el caldo y los ajos que habíamos retirado previamente.

Paso 4

Dejas al fuego toda la preparación durante 15 minutos a fuego medio. Si te gusta el huevo, le sumas a la preparación el huevo crudo antes de los 3 minutos de apagar y listo. Podes disfrutar rápidamente de esta deliciosa sopa castellana típica.

Te contamos algunos secretos para que tu sopa de ajo sea ¡la mejor!

– A la hora de elegir el pan, intenta que sea candeal. Le aportará sabor y consistencia a la sopa.

– El pan, cuanto más seco esté (dos o tres días previos), mejor. El pan a medida que pasa el tiempo, pierde el agua. Esto provoca que al contacto con el caldo, se hidrate mejor y no se desarma tanto como un pan fresco.

– Si quieres sumarle un toque especial, un chorizo colorado en trozos es ideal para esto. Puedes ponerlo en el aceite junto con los ajos y dejarlos dorar.

La consistencia y el sabor de esta sopa te hace olvidar que su aspecto no suele ser el mejor. Aunque en estos platos típicos, la estética no es lo que más importa.

El vino tinto o blanco es ideal para acompañar este plato en épocas de frío interno.

No te quedes con las ganas de conocer más acerca del ajo y sus beneficios para nuestra salud. 

Califica este artículo:

5/51 voto