Entérate cuáles son los sustitutos de la leche de vaca

Ya sea por una condición médica como lo intolerancia a la lactosa o por la necesidad de cambiar los hábitos alimenticios, muchas personas están optando por elegir sustitutos de la leche de vaca que sean más sanos.

Una de las cosas que estamos acostumbrados a escuchar es que consumir leche todos los días es beneficioso para el organismo, por la cantidad de nutrientes que aporta.

El problema es que la de vaca, en particular, puede resultar más bien perjudicial porque algunos especialistas afirman que fuera del periodo de lactancia, su ingesta no es necesaria. Además, destacan que su aporte de calcio al cuerpo en realidad no es significativo.

Alternativas a la leche de vaca

Ante toda la información que ha surgido sobre las consecuencias negativas que acarrean el consumo de leches animales, como la de vaca, la buena noticia es que se han multiplicado las alternativas y los sustitutos:

1. Leche de almendras. Es una opción saludable al no contener ni lactosa ni colesterol y al ser rica en minerales y vitaminas.

2. Leche de coco. La mezcla que se logra entre el agua y la pulpa del coco es beneficiosa para el cuerpo porque fortalece el sistema inmunológico y ayuda a disminuir el colesterol malo.

3. Leche de avena. Es una de las alternativas más sencillas y su consumo es positivo por su alto contenido de de fibra, proteínas y vitaminas del complejo B.

4. Leche arroz. No es de las más conocidas, pero su ingesta es beneficiosa porque es de muy fácil digestión, tiene propiedades antioxidantes, aporta gran cantidad de nutrientes el organismo y combate la acidez estomacal.

5. Leche de linaza. Esta leche vegetal es muy buena para disminuir los niveles de colesterol malo, controlar los niveles de glucosa en la sangre y por sus propiedades anticancerígenas.

6. Leche de sésamo. Esta opción sirve, entre otras cosas, para combatir el insomnio, bajar el colesterol malo, aumentar los niveles de calcio y mejorar la digestión.

Peligros de la leche de vaca sobre el organismo

Quizá no lo sabías, pero consumir leche de vaca no es necesariamente beneficioso para el organismo, algunos de sus peligros incluye:

  • La caseína animal que contiene la leche, también es utilizada para la elaboración de pegamentos, lo que afecta el intestino e impide la absorción de otros nutrientes.
  • La leche provoca alergias que derivan en otras dificultades y en enfermedades que pueden llegar a ser mortales, especialmente en los niños más pequeños.
  • Problemas respiratorios, afecciones en la piel, daños en el aparato digestivo, estos pueden ser algunos de los de los efectos del consumo excesivo de leche de vaca.
  • Por su alto contenido de ácidos grasos saturados, la leche de vaca atraviesa las paredes intestinales en forma de pequeñas partículas no digeridas, aumentando los niveles de colesterol en la sangre.
  • Algunos estudios destacan incluso que el alto consumo de leche de vaca pudiera estar relacionado con la aparición de algunos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mamas, de pulmón y de ovarios.
  • La leche animal, incluyendo la de vaca, desmineraliza a los adultos, es decir, contribuye al desarrollo de la osteoporosis, al disminuir los niveles de calcio.
  • Otras investigaciones señalan que los lactantes alimentados con leche de vaca, tienen muchas más probabilidades de contraer diabetes en el futuro.
  • El consumo de leche de vaca de manera frecuente puede ocasionar infecciones de garganta y de oídos.

Desafortunadamente el consumo de leche de vaca y de otros animales, en lugar de hacernos bien, provoca una serie de daños que bien pueden evitarse incluyendo en la dieta otras opciones, entre ellas las leches vegetales.