Alerta: el tabaquismo durante el embarazo, un riesgo mortal

Pregnancy and smoking issue

No puede dudarse que el tabaquismo es uno de los problemas más graves para la salud pública de la actualidad. Se reconocen sus efectos graves sobre órganos nobles como el corazón, el sistema nervioso central y el aparato respiratorio.

Sin embargo, una de las repercusiones más críticas del hábito de fumar es su elevada prevalencia entre las mujeres, sobre todo en aquellas en edad fértil. Este fenómeno se reconoce en todo el mundo e Iberoamérica no es una excepción. El tabaquismo durante el embarazo se relaciona con un elevadísimo riesgo para la salud tanto de la madre como del feto en formación.

Basta destacar que, entre otras complicaciones obstétricas de magnitud, las embarazadas que fuman se caracterizan por una mayor proporción de casos de desprendimiento de placenta (con riesgo de vida para la madre y el niño), embarazo ectópico, aborto espontáneo y parto prematuro.

En relación con las malformaciones congénitas, tanto el paladar hendido como el labio leporino son más habituales en los hijos de madres que han fumado durante el embarazo.

Se señala que los efectos nocivos del tabaquismo se prolongan más allá de la gestación, ya que se ha demostrado que los niños de madres que fumaron durante el embarazo presentan una mayor predisposición al síndrome de muerte súbita del lactante y a otras causas importantes de mortalidad perinatal. Estos pequeños suelen ser más inquietos y tienen mayores dificultades para conciliar el sueño en los primeros meses de su vida.

Dado que ninguno de los tratamientos farmacológicos para el cese del tabaquismo puede usarse durante el embarazo, el consejo de los profesionales de la salud es el principal recurso disponible para evitar que las mujeres fumen durante la gestación. La información oficial y de otras organizaciones para hacer conocer estas consecuencias es otra herramienta de gran valor y eficacia.

Imágenes: 1, 2

Califica este artículo:

0/50 votos