Los beneficios del tamarindo para tu salud

Por si no lo sabías, el tamarindo no es un simple fruto que puedes consumir en jugos, batidos, salsas o dulces. Sus tantas propiedades hacen que sea multifacético y útil para tratar diferentes afecciones.

Se trata de una planta oriunda de las regiones africanas, cuyo nombre significa dátil seco. Sus frutos son una vaina larga que contiene pulpa color marrón y de sabor agridulce.

El cultivo de este fruto se ha ido extendiendo en países con climas tropicales como Puerto Rico, Perú, México, Cuba y Costa Rica.

Sus usos medicinales van desde tratamientos contra la gastritis, hasta limpieza de colón, disminución de la presión arterial y protección contra enfermedades y cuadros infecciosos. El alto contenido de tiamina en su pulpa es beneficioso para los nervios y los músculos.

Ayuda a bajar de peso de manera rápida y es un aliado potente contra el estreñimiento por su alto contenido de fibra. También está indicado para tratar los malestares estomacales y las molestas y vergonzosa flatulencias.

Tanto la pulpa, como las hojas y las flores de esta planta se utilizan, asimismo, para aliviar de manera instantánea los dolores en las articulaciones. La resequedad ocular y la conjuntivitis también mejoran con gotas de tamarindo.

Asimismo, el fruto tiene propiedades cosméticas. Por ejemplo, se utiliza para mejorar algunas condiciones de la piel.

Y es útil para disminuir los niveles de colesterol malo y aumentar los de colesterol bueno, además de ser un componente importante para prevenir el cáncer de colon.

El tamarindo, es una de las frutas que concentra más proteínas. Además, tiene tantos beneficios porque contiene:

• Vitamina C
• Potasio
• Antioxidantes
• Carotenos
• Hierro
• Calcio
• Fósforo
• Zinc
• Magnesio
• Vitamina B3
• Vitamina E.

Remedios con tamarindo

Existe gran cantidad de remedios y preparaciones que se pueden lograr empleando distintas partes de la planta.

1. Contra las quemaduras. Colocar las hojas de tamarindo dentro de un recipiente con tapa, poner al fuego y esperar a que se seque lo suficiente para poder hacer un polvo que, mezclado con aceite vegetal, se coloca en las zonas de la piel afectadas.

2. Para aliviar la fiebre. Hervir la pulpa de tamarindo en medio litro de leche y agregarle un poco de cardamomo y clavos de olor. Consumir la preparación resultante es efectivo para combatir cuadros febriles de manera rápida y segura.

3. Para la hidratación. Dejar reposar la pulpa de tamarindo en agua tibia y tomar la bebida resultante sin azúcar, una vez al día, ayuda a mantener el cuerpo hidratado.

4. Para bajar de peso. Hacer una infusión con pulpa de tamarindo, canela, manzana, flor de Jamaica y dos litros de agua, la cual debe tomar tibia durante el día.

Precauciones con el tamarindo

Aunque se trata de un ingrediente natural, es importante conocer algunos detalles al momento de ingerirlo como remedio casero.

Las precauciones y recomendaciones incluyen:

• Si lo vas a utilizar como laxante, no consumas ningún medicamento similar ni tampoco lo caliente porque pierde sus propiedades.

• Antes de consumirlo, es mejor que estés seguro que no es alérgico al fruto, pues algunas personas son sensibles a sus componentes y experimentan síntomas como erupciones, comezón, ardor, entre otros.

• Puede ser un poco pesado para el estómago. Si bien es recomendado para las afecciones estomacales, el consumo excesivo puede tener un efecto laxante potente.

A pesar de algunas contraindicaciones, los beneficios del tamarindo siguen siendo superiores, pues sus componentes son necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, recuerda comer o tomar este fruto tropical con precaución, para evitar que el remedio sea peor que la enfermedad.

Califica este artículo:

0/50 votos